Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los partidos apuestan por la investidura para evitar votar

Ciudadanos puede convertirse en el mejor aliado de Sánchez porque se enfrenta a la tesitura de desaparecer en el caso de que el país se encamine a una terceras elecciones

RAMÓN GORRIARÁN

Whatsapp
La ejecutiva del PSOEestá convencida de que ahora sí, de que podrá formar un gobierno estable. FOTO: EFE

La ejecutiva del PSOEestá convencida de que ahora sí, de que podrá formar un gobierno estable. FOTO: EFE

La respuesta sobre la posibilidad de unas terceras elecciones es negativa en todos los partidos, salvo en Vox. El partido de Santiago Abascal garantiza que no va a entrar en las conversaciones para pactar mayorías que permitan la investidura de Pedro Sánchez. El líder socialista, por otra parte, tampoco pensaba llamarle. Tampoco JxCat y la CUP están interesados en contribuir a la gobernabilidad, pero Sánchez asimismo no cuenta con ellos.

La gran mayoría de las fuerzas presentes en el Congreso consideran que es imperioso salir del bloqueo y que la investidura prospere. Ir a a las quintas elecciones en cuatro años, reconocen en las direcciones de los principales partidos, provocaría un deterioro institucional de consecuencias imprevisibles. Sería un fracaso colectivo, por no hablar del desencanto social con el sistema democrático y el alejamiento de la ciudadanía de sus representantes.

El único candidato con posibilidades reales de conseguir la investidura del Congreso es, de nuevo, el líder del PSOE y presidente del Gobierno en funciones. Pero las posiciones de partida anticipan que las negociaciones no van a ser tarea fácil. El PP espera a ver qué hace el candidato socialista. De entrada, su postura es contraria a facilitar un nuevo mandato, pero destacados dirigentes populares reconocen que en la encrucijada de investidura o nuevas elecciones, optarán por la primera aunque con condiciones severas. Esa especie de «abstención patriótica» se materializaría sin que medie un pacto. Como hizo el PSOE en octubre de 2016.

Giro de 180 grados

Los socialistas confían en que Ciudadanos protagonice un giro de 180 grados porque corre el riesgo de desaparecer si hay una nueva cita con las urnas. La renuncia de Albert Rivera, contumaz adversario de facilitar la investidura al líder del PSOE, facilitaría esta nueva línea de los liberales, que con sus diez escaños pueden ser un factor importante en la formación de mayorías favorables a un nuevo mandato de Sánchez.

El partido naranja podría sumarse al PP, siempre que Pablo Casado dé el visto bueno a la operación, o incorporarse a una hipotética alianza de Unidas Podemos, nacionalistas y regionalistas que se vería apuntalada con la abstención de Esquerra, vía admitida ayer por los republicanos. Un problema en ese nuevo escenario será la cohabitación de UP, o incluso del PNV, con Ciudadanos.

La investidura no sería el mayor de los problemas. La gobernabilidad es el meollo de la cuestión

Pero sería una dificultad de segundo rango, el primero sería que Sánchez y Pablo Iglesias lleguen a entenderse. El secretario general de los morados insiste en su apuesta por el gobierno de coalición y las negativas que surgían de La Moncloa y Ferraz ya no tienen esa rotundidad. Ese acuerdo sería la clave de bóveda a partir de la cual se podría construir una mayoría multicolor de votos favorables y abstenciones.

La investidura, con ser un reto importante (el fracaso de la anterior provocó las elecciones del domingo), no sería el mayor de los problemas para Sánchez. La gobernabilidad es el meollo de la cuestión, avisan tanto desde el PSOE como del PP.

La incógnita que aguarda a la vuelta de la esquina es cuáles serían los aliados de Sánchez para sacar adelante la legislatura. La gran coalición para cogobernar con el PP está descartada por ambas partes. La coalición con Unidas Podemos sigue encontrando reparos, aunque ya no sean los de antaño. A Sánchez le gustaría rodearse solo de socialistas e independientes en el Consejo de Ministros, pero puede que no tenga más remedio que aceptar otras fórmulas porque antes que gobernar tiene que ser investido.

Temas

Comentarios

Lea También