Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los partidos renuevan sus listas más de un 70% de cara al 24-M

Fuerzas como CiU, PSC y ERC hacen limpieza regenerando en algunos casos entre el 70% y el 90% de sus candidaturas. Sueltan lastre de los rostros clásicos y apuestan por independientes
Whatsapp
Alegret, exteniente de alcalde en Reus, no se presentará.  Foto: P. Ferré

Alegret, exteniente de alcalde en Reus, no se presentará. Foto: P. Ferré

La legislatura que acaba es también el fin de la carrera política, al menos a nivel municipal, de algunos rostros veteranos que han formado parte de los ayuntamientos en la provincia. Son los denominados ‘cadáveres’ políticos, insignes militantes que ya, aun teniendo opciones de volver a presentarse, han renunciado a formar parte de la lista que concurrirá a las próximas elecciones de mayo. El adiós de estas caras más o menos conocidas es una de las derivadas de la fortísima renovación que los principales partidos de la provincia han aplicado a sus listas. Nombres nuevos, en algunos casos independientes y profesionales de prestigio, jalonan unas listas remozadas.

Es, según los expertos, un proceso de lavado de cara contundente para limpiar, en la medida de lo posible, la deteriorada imagen de los políticos tradicionales después de un mandato exigente, erosionante y complicado. «La aparición de nuevos partidos ha obligado a los antiguos a una cierta renovación, incorporando gente joven. No sabes realmente qué ha sido primero», define Oriol Bartomeus, politólogo y profesor de Ciencia Política en la UAB.

 

Cansancio, crisis, corrupción

La despedida, por diferentes causas, de dirigentes históricos, se junta con la savia nueva: «Hay un contexto de crítica a la política de siempre que lleva a rejuvenecerse, a modernizarse, aunque se juntan varios factores. Hay un cansancio por los 40 años de un sistema que es el mismo. Después ha venido una crisis que ha impactado en la clase media, que se ha sentido abandonada por los partidos de siempre. Esa idea del abandono se ha visto agravada por los casos de corrupción».

El ejemplo paradigmático en Tarragona es el de CiU. Un partido tradicional ha elegido de candidato a Albert Abelló, en detrimento del rostro conocido de Victòria Forns, optando así por alguien de entrada ajeno a la política que a buen seguro nutrirá su lista de nuevas caras, sobre todo en los lugares importantes.

La confección de listas arroja otra dinámica relativamente nueva: la lucha por los independientes. «Es lo que podríamos llamar el ‘efecto Gabilondo’. Los partidos buscan a gente nueva pero reconocida, una captación de intelectuales o profesionales de cierto prestigio. En algunos municipios pequeños, perfiles de este tipo hay cuatro o cinco, y de ahí que estén codiciados», afirma Bartomeus, para quien la inercia no es del todo nueva: «Algo similar ya pasó por ejemplo en el año 1979, cuando se buscó a gente reputada, más o menos ligada a algún partido, para ir en las listas. Luego eso se fue diluyendo con el tiempo y ahora parece resurgir».

 

A la ‘caza’ del profesional

La misma ‘caza’ del independiente la ha protagonizado el PP en Tarragona, a pesar de que confiará en el bloque y sólo habrá tres caras nuevas dentro de los diez primeros de la lista. Serán, sin embargo, tres independientes: la profesora Inmaculada Rodríguez, de número 2, y Elisa Vedrina (9) y María Cristina Campos (10).

En CiU, el arquitecto Agustín Domènech o las abogadas Irene Mallol y Mònica Martin coparán puestos altos en una lista convergente que, a su vez, prescinde de dos pesos pesados, casi míticos, de la política tarraconense. Albert Vallvé y Robert Vendrell, actuales concejales de Unió Democràtica de Catalunya, no seguirán.

Pero la purga va más allá. ERC en Tarragona incluye siete caras nuevas dentro de los diez primeros puestos, sólo siguen cinco de los 27 de la lista de 2011 y hay diez independientes en total, tres de ellos entre las cinco primeras plazas. En Reus la política es similar. De los diez primeros, nueve no estaban en esas posiciones en la candidatura de hace cuatro años. También el PSC apuesta por la regeneración: en Tarragona cinco caras nuevas entre los diez primeros que no figuraban en 2011 (con independientes como Elvira Ferrando y Francesc Roca) y en Reus siete personas entre las diez primeras que no concurrían en las pasadas elecciones.

 

Purga socialista en Reus

Además del cabeza de lista en el PSC (Francesc Vallès sustituye al retirado Lluís Miquel Pérez), figuras como Misericòrdia Dosaiguas, Carles Sala y Josep Allueva, que estaban entre los diez primeros, no repetirán en la lista socialista al ayuntamiento de la capital del Baix Camp.

Otros dos grandes ejemplos de políticos de referencia que no reeditarán presencia en las listas hay que buscarlos en Reus. Por un lado, Alícia Alegret, cabeza de lista del PP, teniente de alcalde y socio de gobierno con CiU, tuvo que dejar sus cargos tras romper el pacto el alcalde Pellicer. Ya no es tampoco portavoz del grupo municipal del PP y no se presentará a los comicios. Por el otro, Teresa Gomis, número 2 en la lista de Pellicer y teniente de alcalde, no repetirá ni en esa posición ni en ninguna otra tras su distanciamiento con el máximo mandatario municipal reusense.

En ocasiones, el adiós tiene que ver con una cuestión personal de cierre de etapa y de abandono de la política. La concejal del PSC en Tarragona Carme Crespo, número 3 en la lista de 2011 y puntal del equipo del alcalde Josep Fèlix Ballesteros, dejará la política en junio y no repetirá. Otra referencia socialista en el ayuntamiento, Carles Castillo –‘8’ hace cuatro años–, tampoco acudirá, tras dejar la política municipal. Otros nombres con experiencia, concejales aunque más rezagados en la lista, son Victòria Pelegrín y Joan Sanahujes, que tampoco seguirán de cara al 24-M.

Otro partido que ha acometido una revolución intensa ha sido CiU en El Vendrell, donde un histórico como Benet Jané abandona la política y deja paso, como candidata, a Eva Serramià. Jané ha sido cabeza de lista desde las elecciones de 1979 (con la excepción de 1983). Ascendió a la alcaldía en 1995 y permaneció ocho años. En 2007 recuperó el cargo y estuvo hasta 2011. Pero la limpieza convergente en la capital del Baix Penedès afecta también a otros históricos como los concejales Jaume Domingo y Joan Maria Diu. Sonaban para liderar la candidatura convergente pero ninguno de ellos irá en la lista.

Otra marcha carismática será la de Avelino Menéndez, que durante 20 años ha sido alcalde de Banyeres del Penedès, donde ha sido un referente del PSC. También dejará el ejercicio político.

Otra figura que no repite candidatura es la del alcalde de L’Ametlla de Mar, Andreu Martí (CiU), que se va después de haber estado al frente del consistorio durante 12 años, los últimos con mayoría absoluta. Deja paso al exconcejal Joan Pere Gómez.

En las Terres de l’Ebre, el presidente de la EMD de Jesús, Pere Panisello, anunció que no se volverá a presentar como candidato de CiU. Arguyendo la necesidad de un relevo, deja atrás 27 años en primera línea de la política municipal, seis como alcalde pedáneo y 21 como presidente de la EMD.

Los convergentes Ramon Vilà, en Margalef, y Josep Maria Llorach, en Forès, no optarán a la reelección tras estar 28 años en la alcaldía. Josep Maria Gavaldà (CiU), alcalde de El Catllar desde 1991, tampoco acudirá a los comicios y dejará paso a nuevas caras.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También