Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los políticos, peores que banqueros y sacerdotes españoles

Los ciudadanos dan a los políticos la nota más baja entre todos los colectivos profesionales (un 3,2) y creen que dedican más atención a sus propios intereses que a los de la sociedad

XAVIER FERNÁNDEZ JOSÉ

Whatsapp
Los políticos, peores que banqueros y sacerdotes españoles

Los políticos, peores que banqueros y sacerdotes españoles

«¿Un 3,2 de valoración a los políticos? Me parece muchísimo. Un cero patatero es lo que se merecen. Aparte de la parálisis en que vamos a seguir sumidos por su culpa, ahora las elecciones nos costarán 140 millones de euros. ¡140 millones! ¿Te imaginas todo lo que se podría hacer con eso? Ya que ‘Hacienda somos todos’, el Ministerio debería restar esos 140 millones del sueldo de los diputados, senadores, ministros y todos sus enchufados. Verías como ya no se repite ninguna elección más». Es la opinión de Teresa, una ciudadana indignada por la repetición electoral, pero apasionada de las tertulias políticas.

El 3,2 al que alude Teresa es la confianza que tienen los españoles en sus políticos, según el ‘Estudio Europeo de Valores 2019’, elaborado por la Fundación BBVA en los cinco países más poblados de la Unión Europea: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España. La valoración de los políticos es baja en todos los países salvo en Alemania (se llevan un 5), pero los españoles comparten ranking negativo con los franceses. Los británicos, pese al gigantesco embrollo del Brexit, puntúan a sus parlamentarios con un 3,4 y los italianos, con un 3,6.

«El desencanto es general con los políticos. La valoración de los ciudadanos es supernegativa. En este contexto de nuevas elecciones y dado que los políticos no han llegado a un acuerdo, irá a peor», augura Chelo Perera, técnico del Departamento de Estudios de Opinión Pública de la Fundación BBVA, que resalta, sin embargo, que la valoración de los políticos ha aumentado respecto a los últimos estudios. En 2005, el nivel de confianza era de 4. En 2007, de 3,4. En 2009, de 3,1. En 2012, en plena crisis se desplomó al 1,5. Ahora ha remontado hasta el mencionado 3,2.

El macrosondeo del BBVA (1.500 encuestas en cada uno de los cinco países) fue realizado entre abril y julio de 2019, es decir, cuando aún no se conocía que se iban a repetir las elecciones, pero refleja que los ciudadanos ven a los partidos como unos egoístas. Un 82% de encuestados cree que «los políticos dedican más atención a sus propios intereses que a los de la sociedad» y un 62% reclama aire fresco ya que sostiene que «nuestra sociedad necesita líderes que no provengan de la política tradicional».

Pese a la desconfianza que generan y su pésima imagen, los políticos aún tienen un resquicio para la esperanza. Un 67% de ciudadanos considera que «los partidos son necesarios para defender los intereses de los ciudadanos». A ver si no defraudan.

Comentarios

Lea También