Los profesionales de bodas perderán 3.500 millones

Restaurantes, sector textil y autónomos, como fotógrafos, se han visto seriamente perjudicados por las cancelaciones a las que ha obligado la pandemia de coronavirus

REDACCIÓN/AGENCIAS

Whatsapp
Imagen de una boda en Salou, la primera tras el confinamiento. FOTO: ALBA MARINÉ

Imagen de una boda en Salou, la primera tras el confinamiento. FOTO: ALBA MARINÉ

El sector de las bodas prevé unas pérdidas de 3.500 millones de euros a consecuencia del confinamiento por la pandemia del coronavirus, y las perspectivas no son nada halagüeñas, dado que las parejas prefieren posponer sus compromisos hasta al menos 2021, a la espera de que se suavicen las «incómodas» medidas impuestas por la situación sanitaria. Concretamente, es obligatorio mantener la distancia social entre los invitados, el uso de mascarilla y la higiene de manos. Durante el banquete, deberá garantizarse la debida separación entre mesas y el personal de servicio deberá llevar pantallas de protección.

Estas y otras limitaciones han llevado a muchas parejas a decidir posponer la fecha de su enlace, lo que ha supuesto importantes pérdidas para los profesionales que viven del sector nupcial, que ya han sufrido múltiples cancelaciones.

En España se celebran al año 170.000 bodas, según el INE. La mayoría de ellas se concentran entre abril y octubre y el presupuesto medio ronda los 20.500 euros, según datos de un estudio elaborado por el portal Bodas.net en colaboración con ESADE y Google. El sector, que genera unos 350.000 empleos directos, factura alrededor de 6.000 millones de euros anuales y calcula unas pérdidas de alrededor de 3.500 millones a causa de la crisis del coronavirus.

«Muchas de estas empresas son pequeñas o autónomos que no tienen un gran margen y parar el negocio más dos meses les puede suponer el tener que cerrar», indica Nina Pérez, consejera delegada de Bodas.net.

Uno de los principales damnificados es el sector de la restauración, que también se ha visto perjudicado por la cancelación de las comuniones y que da empleo a unas 40.000 personas. Desde la Federación de Hostelería señalan que las bodas suponen en torno a 1.500 millones de euros en su facturación.

También sufre la industria textil. España es el segundo productor de trajes de novia del mundo con la fabricación de más de 755.000 vestidos al año. Muchas empresas han empleado sus máquinas de coser para producir mascarillas.

Otro de los colectivos duramente golpeado es el de los reportajes de bodas. El largo parón ha hecho que se aplacen la mitad de las bodas que tenía previstas realizar este año por toda España, lo que compromete el 70 % de sus ingresos.

Temas

Comentarios

Lea También