Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mariano Rajoy rectifica ante la presión y hará cambios en el PP y el Gobierno

La dirección de los populares ordena que ningún barón abandone hasta las generales
Whatsapp

Tres días después de las elecciones, el presidente hizo ademán de corregir el rumbo. Mariano Rajoy asumió ayer que no puede permanecer impasible ante un PP que pide que se adopten decisiones y se reaccione tras el «tsunami» que casi ha barrido al partido de las instituciones. La negativa del lunes a acometer cambios en la formación y en el Ejecutivo no hizo sino avivar aún más la revuelta interna en sus filas. Horas después, los barones atendían a la urgencia de asumir los resultados electorales y anunciaban la mudanza que harán efectiva en los próximos congresos regionales. La llamada a la calma no consiguió frenar el trasiego en los territorios. De ahí que Rajoy se rectificara a sí mismo al aceptar introducir novedades a medio plazo: «Los cambios, sean en el partido o en el Gobierno, se anuncian una vez que se han producido como es perfectamente entendible. Cualquier cosa que tenga que decir en el futuro, la diré». Los tiempos de Rajoy marcan que toda modificación en forma de reemplazo de caras en la cúpula, en el Consejo de Ministros o alteración del discurso llegará en verano, una vez constituidos los gobiernos autonómicos y locales. «Iremos poco a poco tomando las decisiones que creamos más oportunas y convenientes para poder presentarnos a las próximas elecciones generales de la mejor forma posible», explicó.

«Todo debe hacerse en su momento», protestaban fuentes de la dirección, que censuran las presiones al jefe del Ejecutivo cuando creen que la clave es no desmontar el partido a meses de la batalla electoral. Fuentes gubernamentales rechazan que el presidente planee una revolución. Mientras en las organizaciones autonómicas del PP se piden nuevos rostros en la cúpula, los más prudentes apuestan por que Rajoy refuerce la dirección del partido con algún perfil de peso.

En cuanto al Gobierno, podría aprovecharse la eventual salida del ministro de Economía, Luis de Guindos, camino de la Presidencia del Eurogrupo, para sustituir a los responsables de otros departamentos como el de Educación, encabezado por José Ignacio Wert. Son especulaciones que circulan en las conversaciones de los populares, pero en el marco de esta hipótesis, se plantean la dificultad de acometer una minicrisis de Gobierno sin tocar al desgastado titular de Hacienda, Cristóbal Montoro. Todo está por ver.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También