Más de Noticias

Mata a su mujer haciendo explotar dos bombonas de butano en su casa

Confirman la premeditación del crimen, para el que el hombre habría comprado también un bidón de gasolina

Agencias

Whatsapp
Un agente de la Policía Científica analiza los restos de la vivenda en la que murieron la mujer y su exmarido. EFE

Un agente de la Policía Científica analiza los restos de la vivenda en la que murieron la mujer y su exmarido. EFE

La Delegación del Gobierno en Galicia reforzó ayer la hipótesis de que la explosión y posterior incendio en la noche del lunes en una vivienda de Chapela (Pontevedra), en la que murieron una mujer, María José M.G., de 51 años, y su expareja, Emilio F.C., de 48, podría ser un caso de violencia machista y que él habría preparado.


Todo preparado
En un comunicado en el que expresa su «más enérgica repulsa» hacia la violencia, «especialmente la que se ejerce sobre las mujeres», la Delegación del Gobierno incide en que, según las primeras investigaciones, Emilio F.C. lo tenía «todo preparado» para ocasionar la explosión. Repara en la detección de bombonas de butano y de un bidón de gasolina que, según las primeras pesquisas, pudieron ser el origen de la explosión y posterior incendio.

También ratifica que no constan denuncias previas por malos tratos de la víctima contra el hombre.

Alertados por los vecinos, los bomberos encontraron al llegar la fachada del inmueble en llamas e inmediatamente se dirigieron a la tercera planta donde suponían que era la ubicación de las posibles víctimas del incendio. Había una densa humareda y usaron equipos autónomos. Hallaron los dos cadáveres desplomados en medio del pasillo. Todo apunta a que fueron alcanzados por una enorme bola de fuego que abrasó la casa por la deflagración. Los cuerpos estaban entre la sala, la cocina y las habitaciones.

Ayer fue el propio delegado del Gobierno en Galicia, Santiago VillanuevaVillanueva, quien condenó « de la forma más enérgica que se pueda este tipo de actuaciones» y pidió que se denuncie «cualquier sospecha de violencia de género», tanto «la víctima, como sus allegados o cualquier persona» que pueda tener constancia de la misma. «En este caso, lamentar el trágico suceso que se produjo en Chapela, pero además es que queda un niño pequeño huérfano», concluyó.

El Gobierno recuerda que todas las víctimas de violencia de género, así como las personas próximas a las mismas, disponen del teléfono gratuito 016 para denunciar esa situación y subraya que las llamadas a ese número no quedan registradas.

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También