Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mermeladas de bicho y calçot

Del Pot Petit acaba de ganar una medalla en un concurso internacional
Whatsapp
Ponç Xercavins y su madre, Montse Simó, con los productos de Del Pot Petit. Foto: Pere Ferré

Ponç Xercavins y su madre, Montse Simó, con los productos de Del Pot Petit. Foto: Pere Ferré

Cuando Ponç Xercavins acabó la carrera de Biología decidió que quería emprender su propio proyecto. A partir del master en Agricultura Ecológica, pensó en elaborar una línea de aceites naturales en la finca familiar de la Vilella Alta. Pero el proceso era lento. Acompañado por su madre, y dejándose guiar por el azar, este joven constituyó en 2009 la empresa Del Pot Petit.

La elaboración de mermeladas artesanales supuso para este prioratense dejar de trabajar en la fábrica de muebles de la familia en Rubí. Sin embargo, sigue rodeado de los suyos, «siempre hemos estado todos juntos».

La sociedad la constituyen Ponç Xercavins y su madre, Montse Simó. Se dedica a la elaboración de mermeladas con miel, y la gama incluye los sabores convencionales como el melocotón y la ciruela, aunque lo que más les gusta es improvisar. Dentro de las dieciocho referencias hay gustos tan singulares como el bicho, el calçot, el aceite y las peras al vino del Priorat. Unas combinaciones que elaboran con los calçots y los tomates que recogen en su propia finca o a partir de acuerdos con productores de proximidad.

Montse Simó y Ponç Xercavins explican que «en casa siempre nos hemos hecho la mermelada». «Nos gusta cocinar, pero no podemos decir que lo hacemos según la receta de la abuela. Hemos innovado, no tan solo en lo que se refiere a nuevos sabores, sino también en las texturas y los colores», describe Xercavins.

La producción se ha incrementado progresivamente de acuerdo con la distribución de los botes en nuevos puntos de venta. «Empezamos con una cosa pequeña, pero te vas motivando y van surgiendo nuevas cosas», afirma este joven de tan solo treinta años.

La idea es de seguir creciendo a partir de la calidad. Y, de hecho, han obtenido garantías de que la trayectoria Del Pot Petit va en la buena dirección. Recientemente la compañía ha obtenido una medalla de bronce en los Dalemain Marmalade Awards. Unos 2.600 votes de conservas procedentes de zonas tan diversas como Australia, India, Dinamarca, Japón, Estados Unidos y Nueva Zelanda participaron en este concurso de reconocimiento internacional, y que ha premiado el sabor de chocolate con naranja.

Con una producción de entre 10.000 y 15.000 unidades, prácticamente la totalidad de la producción se vende en Catalunya.

La inversión realizada en estos cinco años suma unos 30.000 euros. Ésta se ha producido de forma progresiva al incremento de la producción, pero el objetivo es crecer, por ello ya tienen el proyecto para ampliar el obrador. La actuación, prevista para este año, supondrá una inyección económica de unos 150.000 euros.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También