Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Miguel Blesa se suicidó de un disparo directo al corazón con su rifle

El exbanquero apoyó la culata en el suelo y dobló el pecho sobre el cañón. Efectuó un único disparo, a quemarropa

EFE

Whatsapp
Operarios de la funeraria trasladan el féretro del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, que fue incinerado. Foto: salas/efe

Operarios de la funeraria trasladan el féretro del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, que fue incinerado. Foto: salas/efe

«Muerte por autolesión por arma de fuego». La autopsia de Miguel Blesa confirmó ayer las sospechas de la Guardia Civil: el expresidente de Caja Madrid se suicidó. Las conclusiones de los forenses descartan por completo la tesis a la que, en un primer momento, se asió su familia, la de que el exbanquero sufrió un accidente con su arma cuando fue a retirarla del maletero de su coche en el aparcamiento del exclusivo coto de caza, en la finca Puerto del Toro, ubicada en Villanueva del Rey (Córdoba).

El informe de la autopsia, realizada en el Instituto Anatómico Forense, concluye que sus heridas mortales son «compatibles» con el suicidio. Según los forenses, son lesiones «a cañón tocante» (a quemarropa) lo que descarta la posibilidad de un accidente, tesis que no contempló nunca la Guardia Civil.

El cuerpo del expresidente de Caja Madrid fue encontrado el miércoles por la mañana en las cocheras de la finca con un disparo en el tórax. Se produjo un único disparo directo al corazón con una bala de siete milímetros del rifle propiedad del exbanquero. El cadáver no presenta heridas de defensa o forcejeo. Se encontraron restos de pólvora en sus manos, y la muerte fue instantánea. Blesa se apoyó directamente el cañón sobre el corazón: la bala le atravesó el órgano. Según detalla el estudio forense, apoyó la culata del rifle en el suelo y situó su pecho sobre el cañón para después apretar el gatillo.

Los resultados, que confirman los informes preliminares de la unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil, fueron remitidos al juzgado de Peñarroya-Pueblonuevo que, previsiblemente, procederá al archivo del caso.

Miguel Blesa llegó a la finca de Puerto del Toro, a 70 kilómetros de la capital cordobesa, a las dos de la madrugada

Tras la autopsia, el cadáver de Blesa fue llevado desde Instituto Anatómico Forense de Córdoba al tanatorio de Las Quemadas de la ciudad andaluza, donde le aguardaban los familiares y allegados. Allí fue incinerado. La comitiva fúnebre se trasladó a Linares (Jaén), localidad natal de Blesa, donde debía oficiarse ayer el funeral antes de ser enterrado.

Últimas horas       
Miguel Blesa llegó a la finca de Puerto del Toro, a 70 kilómetros de la capital cordobesa, a las dos de la madrugada del miércoles. Lo hizo en su propio vehículo y sin compañía, a diferencia de en otras ocasiones, cuando le habían acompañado su mujer o su hija y su yerno.

La exclusiva zona había sido comprada en 2005 por la inmobiliaria cordobesa Prasa, propiedad de su amigo José Romero.  Después Puerto del Toro fue comprada por Rozuelas del Valle SL, cuyos administradores Fermín Gallardo y Rafael Alcaide eran muy amigos de Blesa.

Tras dormir unas cinco horas, el expresidente de Caja Madrid se levantó para desayunar, precisamente con Alcaide. En ese momento, en la zona de viviendas del coto, además de ellos dos, solo había un trabajador y el guarda de seguridad del complejo. Al final del desayuno fue cuando se disculpó y se levantó. Explicó que quería cambiar su vehículo de sitio y colocarlo en un lugar donde estuviera a resguardo del inclemente sol de julio en Córdoba.                      

Nadie volvió a verlo con vida. Luego se oyó un único disparo. Fue el trabajador del coto el que encontró el cuerpo de Blesa junto al capó de  su coche con un orificio de entrada en el tórax, y su rifle junto a él.

Temas

Comentarios

Lea También