Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Naciones Unidas denuncia 600 muertos y 2.000 heridos en Ghuta desde febrero

La ONU paraliza el envío de un convoy de ayuda humanitaria por motivos de seguridad. Ocurre en el quinto día de la supuesta tregua

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de las ruínas en Ghuta. foto:europapress

Imagen de las ruínas en Ghuta. foto:europapress

Naciones Unidas denuncia que casi 600 personas han muerto y más de 2.000 han resultado heridas en ataques aéreos y terrestres en la región siria de Ghuta Oriental, a las afueras de Damasco y escenario de un largo asedio de las fuerzas gubernamentales sobre grupos rebeldes con la población atrapada entre medias. 

En un comunicado emitido tras conocer la imposibilidad de trasladar a la zona un convoy de ayuda de emergencia cuya llegada estaba prevista para ayer, la ONU publicó estas estimaciones y añadió que, según su conocimiento, la violencia había repuntado en las últimas horas a pesar de la tregua pactada entre Gobierno y rebeldes, en lo que supone «un inaceptable castigo colectivo para la población civil».

«El convoy hacia el este de Ghouta no puede continuar», hacía saber un responsable de la ONU en Siria a Reuters. El convoy tenía previsto entregar ayuda a 180.000 personas. Sus responsables «permanecen a la espera de entregar la asistencia que lo necesitan desesperadamente tan pronto como las condiciones lo permitan».

El convoy, de unos 40 camiones, tenía que ir a Duma donde unas 400,000 personas necesitaban alimentos, medicinas y otros suministros,.

Solo un pequeño convoy con suministros para 7.200 personas fue autorizado a llegar a Ghuta en lo que va de este año, a mediados de febrero.

Fuentes cercanas a la oposición denuncian que las fuerzas afines al Gobierno sirio han provocado la huida en masa de los civiles asediados al proseguir con sus avances durante las últimas horas, según Reuters.

Por contra, el Gobierno ruso, aliado del presidente sirio, Bashar al Assad, acusan a los rebeldes atrincherados en la ciudad de «imponer un toque de queda» a los ciudadanos durante las pausas humanitarias, de acuerdo con el portavoz del Centro Ruso para la Reconciliación en Siria, Vladimir Zolotujin, en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias risa, RIA Novosti.

«De acuerdo con la información recibida por el Centro para Reconciliación de las partes del conflicto (...), los miembros de formaciones armadas ilegales impusieron en el territorio de Ghuta Oriental un toque de queda durante pausas humanitarias», declaró el portavoz.

«A los civiles que violan las reglas establecidas por los radicales, se les castigan públicamente», añadió. Ocurre en el quinto día consecutivo de la teórica tregua matinal pactada en Ghuta Oriental, que habría permitido la entrada del convoy. 

Comentarios

Lea También