Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nueva polémica con la Casa Real por las grabaciones al rey Juan Carlos

Varias publicaciones recogen fragmentos de conversaciones en los que aparece el rey emérito y que habrían sido registradas de forma ilegal en su despacho de la Zarzuela

Agencias

Whatsapp
El rey emérito Juan Carlos I, a su llegada días atrás al puerto gallego de Sanxenxo. FOTO: SALVADOR SAS/EFE

El rey emérito Juan Carlos I, a su llegada días atrás al puerto gallego de Sanxenxo. FOTO: SALVADOR SAS/EFE

En los últimos días han aparecido publicadas y reproducidas en diferentes medios de información algunas de las conversaciones que habría mantenido el rey Juan Carlos en un chalet y en la Zarzuela. El hecho de que hayan salido a la luz pública no han gustado nada en la Casa Real, ni por la forma ni por el fondo.

Para La Sexta, al rey Juan Carlos «no sólo le espiaron y le grabaron en su despacho de la Zarzuela, pinchando su teléfono personal, sino que también le grabaron en el chalet que el CESID tenía en los alrededores de Madrid y al que el rey solía acudir para mantener encuentros privados».

Incluso ‘OK Diario’ sigue publicando nuevas grabaciones que confirmarían ese espionaje al monarca emérito. Todas ellas tienen relación con su vida más íntima. Según La Sexta, el último audio conocido es del año 90 y en él se oye al monarca refiriéndose a los encuentros furtivos con la decoradora Marta Gayá, un secreto a voces en Mallorca. Entre esas grabaciones, el rey Juan Carlos habla explícitamente de su relación con la que él llama ‘su chica’: «Venía a decir que si ya en Palma le habían dicho y le habían comentado que si ya me habían visto en alguna cala con ‘my girl’. Bueno, pues la gente ya lo supone. Yo le dije ‘pero hombre, por dios, ¿cómo voy a llevarla en el Fortuna?».

Es 1990, Juan Carlos de Borbón veranea como de costumbre en el palacio de Marivent, pero tal y como revela otro audio en el que se sincera con un amigo, ese año es especial para el rey. «Cuando quiera hacer una cosa, pues mira, lo siento mucho, yo no piso ‘Flaningan’ -restaurante mallorquín- o no piso tal. Y cuando lo pise, dos personas y si hay una más, fuera. La verdad que, vamos, nunca he sido tan feliz».

En LaSexta Noche, Eduardo Inda (de ‘OK Diario’) explicó que «cuando circulaba don Juan Carlos en el coche rumbo a la Sierra y le seguía un coche del CESID, lo que hoy conocemos como CNI, le iban grabando toda su conversación».


27 años después
Unas grabaciones que se dan a conocer 27 años después de que se realizaran. Inda añadió en el programa televisivo que tiene la impresión de que «se quería vigilar su vida íntima, su vida más privada». Al respecto, la periodista Pilar Eyre contó que ella ha sido «vetada» por escribir un libro sobre la reina y destaco que «no había respeto a la familia real, sino censura».

Una de las cintas registra una de las citas de don Juan Carlos con una de sus «amigas íntimas» que pertenece a una de las muchas grabaciones de las que fue víctima entre finales de 1991 y mediados de 1994. Según explica ‘OK Diario’, lo más probable es que la conversación se produjese en 1993, fecha en la que fueron instalados los equipos de grabación en el interior del armario del dormitorio principal del chalet en los alrededores de Madrid (calle Sextante de Aravaca) alquilado con fondos reservados. Aunque en algunos casos, los periodistas de estos medios digitales hacen meras especulaciones, en otros se aportan pruebas como es el caso de las propias grabaciones. Según recoge la información, el espionaje a don Juan Carlos fue realizado por un grupo de agentes del CNI aparentemente sin el conocimiento de Emilio Alonso Manglano, entonces director del espionaje español.

En toda esta trama de espionaje aparece lo que se conoce como ‘la guerra de policías’, en la que un sector de la Policía relaciona al rey Juan Carlos con el caso Pujol. Según ‘El Mundo,‘ lo ha hecho a través de unos informes que el juez De la Mata ya ha incluido en el sumario. En ellos se habla de una negociación entre el CNI y Jordi Pujol. A cambio de un trato judicial favorable, el expresident se comprometería a no contar lo que sabe sobre el rey emérito .

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También