Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pádel con estilo

Pere Jesús Domínguez ha diseñado su propia marca de raquetas y ya está pensando en ampliar la línea

Núria Riu

Whatsapp
Pere Jesús Domínguez muestra los tres diseños de pala en el Padel Pergolas, de Riudoms. Foto: Alba Mariné

Pere Jesús Domínguez muestra los tres diseños de pala en el Padel Pergolas, de Riudoms. Foto: Alba Mariné

Lejos han quedado aquellos tiempos en los que el pádel era una actividad que tan solo practicaba un presidente del Gobierno. Tras el fútbol, es el segundo deporte con más popularidad y, en estos momentos, en las comarcas tarraconenses hay alrededor de cincuenta clubs inscritos.

Esta afición se ha extendido de tal forma que, acabar el día dándole a la pelota, en algunos casos se ha convertido prácticamente en un acto de religiosidad. Pere Jesús Domínguez es uno de estos asiduos, y ahora quiere convertir esta afición también en una modalidad de negocio. Ingeniero mecánico de profesión, asegura que «toda la vida había tenido la inquietud de ser emprendedor», por ello hizo un MBA, sin que acabara de definir un proyecto personal que le permitiera tirar adelante. «Tenía varias ideas, hacía squash, después de una lesión me pasé al pádel y me lo pasaba muy bien», describe. Hasta que pensó que había llegado el momento de que este deporte fuera algo más que su hobby.

Y así nació Gadop Padel, una marca con una nueva línea de materiales, en la que desde el primer momento ha puesto mucha atención en el diseño y el estilo. «Lo primero que hice fue pensar el nombre y el logo, y a partir de aquí empecé a dibujar los diferentes modelos de palas. Lo que buscaba era un diseño», explica Domínguez.

De los dibujos y maquetas que preparó, finalmente se quedó con tres, que son los que finalmente saldrán al mercado. Son el super light, jolly y master, con una salpicadura, un joquer y un dragón manga en el centro. El resto es todo negro, con las letras de la firma en el lateral.

Domínguez es el diseñador de unas palas que ahora se están fabricando en Asia y que está previsto que lleguen a principios de enero para comenzar su distribución. Inicialmente son 500 unidades que podrán comprarse a un precio de 140 a 190 euros.

Paralelamente a la confección de las palas se está ultimando la página web del negocio, preparada para la venta online. Una estrategia que complementará con la asistencia y venta presencial en torneos y competiciones, además de tiendas especializadas.

«El objetivo es comenzar con la venta de estas primeras quinientas unidades para conocer el feedback de la gente y a partir de aquí plantearme qué más puedo hacer», avanza este emprendedor. La idea es que, ya en 2017, salgan nuevos modelos y que estos puedan fabricarse desde algunas de las empresas especializadas en este sector que hay en el territorio.

Más allá de este elemento básico, Gadop Padel también quiere convertirse en una marca referente en accesorios. Es el caso de bolsas, camisetas y todo el material que sus asiduos acaban comprándose a medida que van adentrándose en la práctica de este deporte.

De hecho, son pasos que Pere Jesús Dominguez tiene muy bien planificados ya que fue uno de los ganadores de los premios Reus Empresa y, como tal, necesitó presentar un plan de negocio en el que describió los pasos que va a dar a tres años vista.

Su impulsor ya ha invertido en este proyecto la cifra de 25.000 euros, aproximadamente.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También