Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Padres del Tarragona reclaman mano dura a la Guàrdia Urbana

Quieren que impida que los coches aparquen en doble fila o en la rampa de acceso a Urgencias del Hospital Joan XXIII

Xavier Fernández

Whatsapp
Automóviles aparcados, ayer, poco antes de las 17 horas, en el acceso a Urgencias. Foto: alfredo gonzález

Automóviles aparcados, ayer, poco antes de las 17 horas, en el acceso a Urgencias. Foto: alfredo gonzález

Son las 16.20 h. de ayer y un coche, con una mujer dentro, ya está aparcado en la rampa de acceso a las Urgencias del Joan XXIII a la espera de que salgan los niños del colegio Tarragona a las 17 h. A esas horas no solo hay aparcamiento en doble fila en la rotonda situada a escasos metros sino incluso de un modo correcto en la calle Guillem Oliver. Una mujer que se dirige al centro sanitario le recrimina el estacionamiento incorrecto. La conductora hace caso omiso. Llegan más coches. Hasta media docena restan espacio al acceso de ambulancias.

Esta situación y el peligro que supone para los niños que los coches aparquen en doble fila en la calle –con lo cual pueden cruzarla sin ver bien si viene otro coche– indignan al Ampa del centro, que reclama desde hace semanas a la Guàrdia Urbana que actúe. La comisaría de la policía local está muy próxima al colegio.

Esta semana, el Ampa ha enviado una circular y un Whatsapp en los que explica a los padres que «la Guàrdia Urbana nos ha pedido que os informemos de que se pondrán sanciones a todos los vehículos estacionados en doble fila en la calle del colegio y en la calle de acceso a Urgencias del Joan XXIII. Sí se puede aparcar cinco minutos antes y cinco minutos después de la hora de entrada y salida de la escuela en la rotonda grande».

Cristina Berrio, presidenta del Ampa, advierte que «las ambulancias no pueden pasar. Cualquier día sucederá algo grave. Hablamos en su día con la Guàrdia Urbana, pero no nos hizo caso. Ahora el problema se ha agravado. Hace un tiempo, un coche le dio un pequeño golpe a un niño que cruzaba la calle. Puede haber un atropello. Algunos padres son incívicos. Hemos llegado al límite. Los coches en doble fila también impiden el paso a los autobuses. Finalmente hablamos con el jefe de la Guàrdia Urbana y nos dijo que se pasarían por aquí». Ayer no hubo urbano alguno.

Ariadna, madre de una niña de ocho años, cree positivo que se multe a los que aparcan en la rampa de Urgencias pero recuerda que «en otros colegios es un descontrol y allí nadie dice nada».

Los padres del Tarragona tienen un convenio con un parking cercano por el que pueden aparcar 49 horas a lo largo del curso escolar por 30 euros.

Fuentes del Joan XXIII aseguraron ayer que ellos no han transmitido queja alguna a la Urbana y que tienen pendiente una reunión con el colegio.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Lea También