«Prisión por un acto de amor»

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) ve «injusto» que se penalice con prisión «un acto de amor» como el que, a su juicio, ha protagonizado Ángel Hernández, detenido en Madrid por suministrar una sustancia para ayudar a morir a su mujer

EFE

Whatsapp
Fernando Marín, vicepresidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), este jueves. FOTO: Víctor Lerena/EFE

Fernando Marín, vicepresidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), este jueves. FOTO: Víctor Lerena/EFE

El suicidio asistido de María José Carrasco, enferma terminal, con la ayuda de su marido, Ángel Hernández, y la detención posterior de éste en Madrid han reabierto el debate sobre la despenalización de la eutanasia, una cuestión que ha quedado paralizada en el Parlamento por el anticipo electoral. 

Durante tres décadas con esclerosis múltiple, patología que le fue diagnosticada con 32 años, María José Carrasco había expresado a su marido «muchas veces» su deseo de morir y poner fin al sufrimiento causado por esta enfermedad degenerativa.

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) ve «injusto» que se penalice con prisión «un acto de amor» como el que, a su juicio, ha protagonizado Ángel Hernández, detenido en Madrid por suministrar una sustancia para ayudar a morir a su mujer. El presidente de DMD, Javier Velasco, rechaza que se impute penalmente a este hombre por «un acto de amor, ayuda y respeto a la voluntad de su mujer».

Javier Velasco explicó que Ángel Hernández es socio de DMD y como tal recibió información sobre «cómo acceder a medicación que puede acabar con la vida», indicaciones que son públicas y accesibles en diferentes web, todas ellas extranjeras, ya que la compra de estas sustancias está penada en España por considerarse un delito contra la salud pública.

Última conversación: «Cuanto antes, mejor»

El matrimonio grabó en dos vídeos, uno el martes día 2 y otro el miércoles 3, el consentimiento de ella y su petición para que él la ayudara a morir. En la primera conversación, él le pregunta: «¿Sigues con la idea de suicidarte?», a lo que ella contesta: «Sí».
- ¿Quieres esperar algo?
- No.
- ¿Quieres que se lleve a cabo ya?
- Sí.
- ¿Sabes que te tengo que ayudar yo, que no hay nadie que te pueda ayudar y además no estaría bien..?
- Sí.
- Tú lo sabes. Me lo has pedido muchas veces, muchas veces, más de las necesarias, pero claro yo confiaba en que se iba a aprobar lo de la eutanasia, pero visto lo visto...
- Adelante.
- Hoy es 2 de abril de 2019. Entonces ¿quieres e insistes de que quieres suicidarte?
- Sí.
- Vamos a ver, ¿quieres que lo prepare y que lo hagamos mañana?
- Sí.
- Bueno, pues no hay nada más que hablar.
- Cuanto antes mejor.

En el segundo vídeo, Ángel está junto a la cama de María José.
- Ha llegado el momento, el que tanto deseabas (ella asiente con la cabeza y le mira emocionada). Yo te voy a prestar mis manos, eso que tu no puedes. Primero, vamos a probar con un poquito de agua, porque no sé yo si puedes tragar ¿sabes? Si vemos que no puedes tragar, lo abortamos porque... (él le da entonces a probar con una pajita algo de un vaso) ¿Qué crees? (le pregunta para ver si puede tragar).
- Que sí.
- Te lo doy entonces. No es mucho, pero puede que sepa mal o sea que tienes que soportarlo. ¿Estás decidida?
- Sí.
- Pues adelante. A ver, dame la mano, que quiero notar la ausencia definitiva de tu sufrimiento.

Así finaliza el vídeo que ya tiene la Policía Nacional, a la que llamó Ángel, según dijo en Telecinco Agustín Pérez, el periodista al que también Ángel llamó para contarle que María José había fallecido. Agustín Pérez conoció a la pareja hace cinco meses, cuando hizo un reportaje sobre su situación.

Temas

Comentarios

Lea También