¿Qué es un allegado y cómo justificar que nos visite en Navidad?

Salvador Illa trató este jueves de dar una definición de lo que se entiende en el Ministerio de Sanidad sobre ese "allegado" que da luz verde a saltarse los confinamientos perimetrales estas fiestas

Colpisa

Whatsapp
Imagen de archivo. EFE

Imagen de archivo. EFE

La polémica sobre el concepto de "allegado" y cómo se puede demostrar estas Navidades que se abandona la comunidad de residencia para visitar a esas personas que uno siente como muy próximas siguió agrandándose este jueves, un día después de la aprobación del plan contra la covid para estas fiestas por parte del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Un documento que abre la puerta a moverse con libertad por toda España siempre que sea para compartir las fiestas con "familiares y allegados".

Mientras la inmensa mayoría de los especialistas, académicos y catedráticos insisten en que la fórmula del "allegado" no tiene ningún respaldo legal porque en el derecho español no es una "figura jurídica", Salvador Illa trató este jueves de dar una definición de lo que se entiende en el Ministerio de Sanidad sobre ese "allegado" que da luz verde a saltarse los confinamientos perimetrales estas fiestas: "Una persona que sin tener una relación familiar clásica con otra persona tiene una vinculación sentimental muy determinada".

Lo que no se atrevió a precisar el titular de Sanidad es cómo los ciudadanos pueden probar ante los agentes de la autoridad que les puedan parar en una autopista o en una estación de trenes o autobuses esa "vinculación sentimental determinada" con una persona residente fuera de su autonomía, con la que no guardan ningún tipo de relación de parentesco, pero a la que consideran más cercana, incluso, que a un pariente de sangre.

Tampoco aclaró Illa cómo hará el Gobierno para comprobar que los ciudadanos no se saltan esas limitaciones de movilidad. "¿Controles? Veremos si es necesario hacer algún tipo de control, pero hay que insistir sobre todo en la responsabilidad de cada uno", se escurrió el ministro ante la insistencia de las preguntas de los informadores sobre cómo se va a supervisar el cumplimiento de las restricciones.

"Responsabilidad"      

"Yo confío mucho en la responsabilidad de los españoles. Hasta ahora durante la pandemia la respuesta ha sido ejemplar. La ciudadanía es consciente del momento que estamos atravesando y que estamos cerca del principio del fin, pero que hay que ir con cuidado", insistió. "No es momento de irse de vacaciones, ni de irse un grupo de amigos a otra zona de España, ni de organizar fiestas familiares que en otro momento podríamos celebrar", abundó.

El ministro no llegó a reconocer que el plan presentado por su departamento a las autonomías está plagado de lagunas legales que podrían poner en peligro su aplicación. Sin embargo, sí que pareció disculparse por las inconcreciones que tanto están preocupando a los ciudadanos. El plan, dijo, es "la mejor fórmula que han sabido encontrar nuestros juristas" para intentar conjugar las fiestas con la presencia de un virus que "sigue siendo muy preocupante".

Y, en ese punto, Illa se mostró tajante ante las comunidades díscolas que no solo están cuestionando la calidad técnica del texto, sino que además ya han anunciado de forma más o menos velada que no se sienten concernidas por su contenido. El plan aprobado el miércoles por el Consejo Interterritorial "nos obliga a todos", avisó a comunidades como Madrid, Cataluña o el País Vasco, que ya han advertido que podrían alterarlo. Illa dijo no contemplar siquiera un "escenario" de insumisión de estas autonomías al acuerdo alcanzado el miércoles porque, recordó, ese pacto es de "obligado cumplimiento", pues el actual estado de alarma coloca al Consejo como coordinador de todas las acciones en el territorio nacional contra la pandemia.

Según Illa, el mensaje del miércoles en el Consejo fue "muy claro" e, insistió, vincula a todos los ejecutivos autonómicos, que, a lo sumo, si no hay modificaciones, solo podrá limitar a fechas muy concretas los días de entrada y salida de la comunidad.

"El mes de diciembre y las navidades son críticos", zanjó el titular de Sanidad quien desde hace dos semanas viene insistiendo que el Gobierno central no iba a tolerar "17 Navidades" diferentes.
 

Temas

Comentarios

Lea También