Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Quién creó el bitcoin? Los sospechosos habituales...

Diari de Tarragona

Whatsapp

El autoproclamado

El bitcoin fue creado en 2008 por una o varias personas bajo el pseudónimo Satoshi Nakamoto. Craig Wright, un empresario e informático australiano, afirmó el año pasado que él era Nakamoto. Luego se retractó al no poder presentar las pruebas reclamadas.

El que más lo niega

En 2014, la revista Newsweek publicó que había identificado al creador del bitcoin: Dorian Nakamoto, un ingeniero y físico japonés, quien desde entonces no para de negarlo. Asegura que esa falsa vinculación ha supuesto graves daños a su imagen y a su familia.

El protagonista de siempre

Un exempleado de SpaceX, Sahil Gupta, argumentó en su blog por qué Elon Musk, su antiguo jefe, era probablemente Satoshi Nakamoto. «No es verdad -contestó Musk en Twitter-. Un amigo me envió un bitcoin hace unos años, pero no sé dónde está».

Fortunas no tan virtuales

Los hermanos Winklevoss, de 36 años, son los primeros criptomillonarios. Ya eran conocidos por la batalla legal que libraron con Mark Zuckerberg sobre la idea original de Facebook. Compraron gran cantidad de bitcoins hace dos años, cuando valía 265 dólares. Hace poco alcanzó los 20.000 y, aunque fluctúa mucho, roza los 12.000. En el bitcoin hay un factor que interviene en la escalada de su valor, y es su escasez. En total, solo podrá haber 21 millones. Así lo estipulan sus algoritmos.

El búnker de la criptomoneda (sí, está en Suiza)

En el mundo de las monedas virtuales no hay muchos lugares que se puedan visitar físicamente. En los Alpes uraneses, en Suiza, se encuentra una espectacular excepción. Un antiguo búnker militar se adentra 300 metros en la falda de una montaña. Hoy, empresas dedicadas a negociar con criptomonedas buscan aquí un espacio seguro para instalar su hardware y sus bases de datos. El búnker se reconvirtió hace algunos años en un enorme centro de cálculo preparado para resistir atentados y ataques electromagnéticos. «Los proveedores de criptomonedas tienen unas enormes demandas de seguridad», dice Frank Harzheim, presidente de la empresa Deltalis. Su negocio consiste en ofrecer una especie de Fort Knox para el dinero digital y la ciudad más cercana, Zug, se ha convertido ya en el Silicon Valley de los emprendedores en criptomonedas. Cuánto dinero hay acumulado aquí? «Ni idea», dice Harzheim, ensalzando la discreción suiza.

 

Temas

Comentarios

Lea También