Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rajoy tiene un plan para evitar el referéndum con diversas medidas

La Moncloa considera que es un desafío mayor que la mera consulta del 9-N, por lo que la estrategia implica a varios ministerios. Entre las iniciativas, precintar los colegios electorales

Europa Press

Whatsapp
Los miembros de la ejecutiva del Pacte Nacional pel Referèndum, al finalizar la sesión celebrada ayer. FOTO: TONI ALBIR/EFE

Los miembros de la ejecutiva del Pacte Nacional pel Referèndum, al finalizar la sesión celebrada ayer. FOTO: TONI ALBIR/EFE

El Gobierno de Mariano Rajoy tiene previsto un plan con todas las actuaciones posibles para evitar que se celebre un referéndum de independencia en Catalunya. Esa estrategia implica a varios ministerios e incluye medidas jurídicas y coercitivas, como precintar los colegios, según han informado fuentes del Palacio de la Moncloa.

Desde el Ejecutivo recalcan que la situación actual no es igual que la de noviembre de 2014 porque entonces, según explican, no podían impedir las urnas dado que era un proceso consultivo que partía del asociacionismo catalán. De hecho, reconocen que prohibir las urnas habría sido desproporcionado.

Sin embargo, ahora se está promoviendo una ‘ley de desconexión’ en el Parlamento catalán y, por lo tanto, ese referéndum tiene una base jurídica ilegal que, según avanzan, será objeto de recurso ante el Tribunal Constitucional. De momento, esa ley está oculta aunque los partidos soberanistas aseguran haberla pactado.


Medidas coercitivas
Ante el supuesto de que se incumpla la resolución del TC, el Gobierno activará una serie de medidas coercitivas para evitar el referéndum. En esas actuaciones podría figurar por ejemplo precintar los colegios o incluso hacerse con las riendas de la Conselleria d’Ensenyament para impedir el acceso a los mismos.

Fuentes de Moncloa explican que se trata de una estrategia completa que abarca varios ministerios (Presidencia, Interior y Educación, entre otros) y que contempla todos los procedimientos y diferentes escenarios para actuar, siempre de forma proporcionada y de acuerdo a la ley.

Sobre la posibilidad de utilizar el artículo 155 de la Constitución, el Gobierno sostiene que en su respuesta está contemplada la Constitución en su conjunto. Por eso, las mismas fuentes subrayan que ese referéndum no se va a llevar a cabo.

El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó rotundo ayer, antes de abandonar el Pleno del Congreso, que no se va a celebrar un referéndum «ilegal». Es más, criticó que haya dirigentes catalanes que quieran llevarlo a cabo «saltándose la ley» y que además lo digan públicamente. «No se puede celebrar un referéndum ilegal», abundó.


Decepción pero no cancelación
Aunque finalmente la Generalitat decida adelantar el referéndum, como se ha insinuado estos días, desde Moncloa insisten en que lo tienen todo previsto. A su entender, ese adelanto del calendario se debe a que buscan presentarse como ‘víctimas’ para así poder ir a unas hipotéticas elecciones autonómicas, presentadas otra vez como plebiscitarias, todo ello con el objetivo de lograr más votos.

Las fuentes consultadas admiten que el Gobierno de Mariano Rajoy está decepcionado y preocupado por la falta de gestos de las autoridades catalanas en estos meses. Sin embargo, no dan por cancelada la operación diálogo puesta en marcha en esta legislatura.

De hecho, la vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, volverá mañana a Catalunya, en concreto al aeropuerto de El Prat para subrayar las inversiones realizadas por el Ejecutivo. Eso sí, fuentes del Gobierno reiteran que, aunque esa operación diálogo sigue en marcha, si la Generalitat redobla su apuesta y activa el referéndum ilegal no harán caso omiso sino que ejecutarán su plan para evitarlo.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También