Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Regale un dorsal para correr

RunnerBox, fundada en Tarragona, ofrece cajas regalo y tarjetas con experiencias deportivas

Rafael Servent

Whatsapp
De izquierda a derecha, Jonathan Florido, Ana De la Rosa y Jordi Figueras, en Tarragona. Foto: Alba Mariné

De izquierda a derecha, Jonathan Florido, Ana De la Rosa y Jordi Figueras, en Tarragona. Foto: Alba Mariné

Imaginen que uno va y cumple sus 40 años. Y que le montan una fiesta sorpresa. Y que la gente le canta y le vitorea al entrar. Y que le llaman cuarentón. Con ese cariño. Pero le llaman cuarentón. Y que le empiezan a caer regalos. Y que entre los regalos está la clásica caja de experiencias.

Pero que al abrir la caja, uno se da cuenta de que no hay cata de vinos ni sesión de spa. Que en la caja pone RunnerBox y que dentro hay la inscripción para elegir entre más de un millar de carreras de asfalto y montaña. Y entonces, el cuarentón novel alza la vista desconcertado y suelta: «¿Esto es una indirecta, o qué?».

En RunnerBox tienen claro el mercado al que se dirigen con sus cajas regalo deportivas. No hay que ser un atleta bien entrenado para que te regalen una de estas experiencias, igual que no se tiene por qué ser enólogo para que alguien te ofrezca la experiencia de una cata de vinos.

Cuando Jonathan Florido (26 años, Badalona) decidió en noviembre del año pasado arrancar con RunnerBox, tenía claro que su producto iría dirigido a runners, pero también a todo ese abanico de gente que de forma ocasional puede entrar en contacto o reencontrarse con el mundo del deporte. «Nuestras cajas –explica Jonathan– pueden ser un regalo de cumpleaños, de agradecimiento, de pareja... Y si tu pareja –bromea– un día te regala una caja para correr juntos o una tarjeta para un entrenador personal online, quizás te está diciendo algo».

A finales del año pasado, RunnerBox se llamaba RunnerXperience. El proyecto era poco más que Jonathan «en pijama desde mi casa» y un flamante primer premio en el concurso de jóvenes emprendedores Yuzz Tarragona. El premio le abrió las puertas del Telefónica Open Future, la incubadora de Tarragona que le ayudó a dar la forma definitiva a su idea. Ya con RunnerBox y una inversión mínima de amigos y familiares, irrumpió en su vida el elemento que faltaba para completar el trío clásico de inversores iniciales (en inglés, family, friends and fools, que traducido al castellano es ‘familia, amigos y locos’). Faltaba un ‘loco’.

El ‘loco’ que decidió abandonar su empleo en la oficina comercial de una multinacional (igual que Jonathan había abandonado el suyo como informático, también en una multinacional) fue Jordi Figueras (33 años, Tarragona). Un amigo común les dijo que tenían que conocerse y hacer un café. Y Jordi decidió invertir en el proyecto.

Al poco entró en escena Ana De la Rosa (24 años, Ciudad Real), que por entonces trabajaba en Málaga en comunicación y marketing. Les conoció a través de una plataforma online. «Me encantó la idea y vine para ayudar en el proyecto», cuenta.

De Tarragona saltaron el pasado mes de mayo a la aceleradora de startups Conector, en Barcelona, donde le han dado el empuje definitivo. Para Navidad quieren tener sus cajas y tarjetas regalo (con precios entre los 14,90 y los 179,90 euros) en más de 50 tiendas de toda España.

Pretenden aprovechar el tirón navideño y cerrar el año con unas ventas de 180.000 euros. El año que viene, quieren alcanzar los 2,5 millones de facturación, entre ventas físicas y online, y pasar de los tres que son hoy a por lo menos una decena de empleados, ampliando su oferta a deportes como el esquí, el ciclismo o el senderismo. Un buen esprint.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También