Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Repsol busca cómo evitar que la población vea sus humaredas

Estudia maneras para conseguir que el humo de las antorchas sea siempre blanco o transparente

Rafael Servent

Whatsapp
Vista general, ayer, de los trabajos de mantenimiento en el complejo industrial de Repsol en el Polígono Norte. Foto: Alba Mariné

Vista general, ayer, de los trabajos de mantenimiento en el complejo industrial de Repsol en el Polígono Norte. Foto: Alba Mariné

El complejo industrial de Repsol en el Polígono Norte del polo petroquímico de Tarragona seguirá generando humo. Eso sí, tratará de que sea lo más invisible posible al ojo humano. Es lo que ayer adelantó Josep Francesc Font, director de este complejo, durante la valoración del paso del ecuador de la parada general de combustibles en sus instalaciones de La Pobla de Mafumet.

Apenas dos semanas después del episodio en el que las antorchas de los crackers de Repsol y Dow Chemical en el Polígono Norte emitieron sendas columnas de espeso humo negro al quemar parte de su producción de etileno, Josep Francesc Font se remitió al suceso y, tras recordar que «el incidente del lunes de la semana pasada fue operativo, en ningún caso asociado a la seguridad y sin afectación a las personas», porque «los valores ambientales indicaron que no hubo una afectación en el territorio», reconoció que «lo que mayor alarma causó fue el humo». En concreto, su denso color negro, visible en numerosas poblaciones vecinas.

Cuestión de color

Ante la imposibilidad, dijo, de dejar de generar humo, porque «las antorchas son elementos de seguridad, y en máximas condiciones de seguridad siempre generan humo», su reflexión fue que, «si esto preocupa a la población, intentaremos minimizar el humo». Es decir, minimizar su color negro, tratando de que sea siempre «blanco o transparente».

Para lograrlo están «buscando diferentes alternativas para tener otras fuentes de suministro de vapor de agua», que utilizan para favorecer la mezcla entre hidrocarburo y oxígeno y conseguir así que ese humo «sea transparente». En caso contrario, explicó Font, «si no hay una buena mezcla, generas hollín» y eso ennegrece el humo.

Pero aclaró: «Queremos que el humo sea menos visible, evitar que se forme humo negro, no evitar que los gases vayan a la antorcha», porque «lo que nos pide la sociedad es que minimicemos estos episodios». En este sentido, explicó que están planteándose buscar otro emplazamiento alejado de la vista de la población para llevar a cabo las prácticas contra incendios que realizan periódicamente (54 al año) y que también generan columnas de humo negruzco apreciables a distancia.

Repsol se encuentra estos días en el ecuador de la parada general de combustibles en La Pobla de Mafumet, un paro de mantenimiento y mejoras operativas que se celebra cada cinco años, y que según sus cálculos, tras una inversión de 42,5 millones de euros, permitirá a este complejo reducir sus emisiones de CO2 en 200.000 toneladas anuales, en una tendencia a la baja, explicaron, que fija hoy en 2 millones de toneladas de CO2 las emisiones anuales a la atmósfera, pero que en 2010 era de 2,5 millones de toneladas.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También