Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rusia quiere prohibir que fumen los nacidos desde 2015

Una medida draconiana que una serie de expertos ha planteado al Ministerio de Sanidad y que este departamento está barajando. La prohibición sería tanto para consumir como para comprar

Whatsapp
Rusia quiere prohibir que fumen los nacidos desde 2015

Rusia quiere prohibir que fumen los nacidos desde 2015

Una de las obsesiones de Vladímir Putin desde que subiera al poder a comienzos de siglo ha sido el fomento de la vida sana y el deporte. Yudoca consumado, el presidente de Rusia ha hecho alarde en numerosas ocasiones de su «excelente» forma física y de no ingerir alcohol ni fumar, algo extraño en un país con un grave problema con la bebida -una cuarta parte de los rusos no llegará a los 55 años por los excesos con el vodka, según un estudio que publicó hace tres años ‘The Lancet’- y con el tabaco. En Rusia cerca de un tercio de la población fuma. Son más de 45 millones de personas. El humo se ha convertido en un problema de primera magnitud para las autoridades rusas, que tienen un plan drástico para cortar de raíz el tabaquismo: la prohibición de fumar a todo aquella persona que haya nacido en el país desde el 1 de enero de 2015.

Una medida draconiana que una serie de expertos ha planteado al Ministerio de Sanidad y que este departamento está barajando. La prohibición sería tanto para consumir como para comprar, según señala la agencia rusa Izvestia, y sería un primer paso para estudiar en 2033 la idea de una prohibición total del consumo del tabaco en todas sus variantes.

Las autoridades rusas tiran de datos para justificar esta política. Los hombres pierden nueve años potenciales de vida por culpa del consumo de tabaco; en las mujeres, la media es de 5,6 años. Pero, además, las pérdidas económicas relacionadas con el tabaco -baja producciones o ausencias laborales por enfermedad, entre otros factores- representan cerca del 2% del Producto Interior Bruto del país -situado en 1,3 billones de euros-.

Rusia fue uno de los últimos países en tomar medidas para luchar contra el humo. El Gobierno de Putin lo hizo en 2013 y siguió la estela de muchos otros estados: prohibición total de fumar en oficinas, colegios, universidades, hospitales, bares, restaurantes y en puertos y aeropuertos.

Temas

  • PANORAMA

Lea También