Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sánchez admite que la cuestión catalana impidió formar gobierno

El socialista reprocha a Podemos que usara el referéndum en Catalunya como 'señuelo' para no pactar tras el 20-D

EFE

Whatsapp
El líder del PSOE, que intervino ayer en el Cercle d´Economia en Sitges, se acercó a Tarragona para hacerse una foto de familia con los candidatos del PSC por Tarragona. Foto: Lluís Milian

El líder del PSOE, que intervino ayer en el Cercle d´Economia en Sitges, se acercó a Tarragona para hacerse una foto de familia con los candidatos del PSC por Tarragona. Foto: Lluís Milian

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, admitió ayer que la cuestión catalana impidió formar nuevo gobierno y reprochó a Pablo Iglesias que usara el referéndum como «señuelo» para no pactar y extendiera la demanda de derecho de autodeterminación también a «otros pueblos». El secretario general socialista, que estuvo por la tarde en Tarragona para presentar la candidatura por la demarcación, había participado previamente en la reunión del Círculo de Economía de Sitges, donde fue interpelado sobre la posibilidad de un referéndum en Catalunya y un nuevo modelo de financiación. «Es evidente que la política catalana y su no resolución ha llevado a impedir un nuevo gobierno en España. Es así, es evidente. Es más, creo que el derecho a decidir ha sido utilizado por algunos, alguno en concreto, como señuelo para decir que quería pactar conmigo y luego negarse a ello», señaló en alusión a Iglesias.

Sánchez criticó que Iglesias haya abierto «una puerta peligrosa», puesto que, en su opinión, «ya no se habla de derecho a decidir y derecho de autodeterminación solamente en Catalunya y de cómo resolver a través de la votación una crisis de encaje, sino que se habla ya de derecho de autodeterminación de otros pueblos, como el País Vasco o Galicia».

El socialista consideró que el debate «más fructífero» sería ponerse de acuerdo en un «nuevo acuerdo» y una reforma constitucional que sea refrendada posteriormente por los catalanes y el conjunto de españoles. «Lo más consecuente es ofrecer acuerdo y no ruptura», insistió Sánchez, que lamentó que se «banalice» el debate sobre la «fractura y la disgregación de España», ya que tendría afectaciones como el «romper la caja única y poner en riesgo el sistema público de pensiones».

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También