Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Se reanuda el primer juicio por bebés robados que se celebra en España

El Fiscal pide 11 años para el doctor Vela

EFE

Whatsapp
Miembros de la Asociación S.O.S. Bebés robados con una pancarta a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid. FOTO: EFE

Miembros de la Asociación S.O.S. Bebés robados con una pancarta a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid. FOTO: EFE

El doctor Eduardo Vela se ha sentado hoy de nuevo en el banquillo de los acusados, más de dos meses después de la primera sesión del primer juicio por un caso de bebés robados en España, en el que se le acusa de participar en el robo de una recién nacida en 1969. Está previsto que hoy se celebre en la Audiencia Provincial de Madrid la segunda y última sesión de la vista oral después de que tras la primera, celebrada el 26 de junio, el acusado alegara "mareos" y "dolores".

El ministerio público acusa a Vela, de 85 años, de un delito de sustracción de menor de siete años, otro de suposición de parto cometidos por facultativo y otro de falsedad en documento oficial y fija. Cree que participó en el robo de Inés Madrigal, que nació en 1969 y fue sustraída de su madre biológica y entregada a una mujer estéril, a quien el doctor le había recomendado fingir un embarazo con cojines.

Pero el principal y único acusado lo negó de plano durante su declaración. "Yo no he dado ninguna niña a nadie", dijo, y alegó que no sabía "más que tema médico". No reconoció su firma en los documentos del registro de la bebé ni recordó buena parte de las preguntas que le formularon, ni si en la clínica San Ramón de Madrid se tramitaban adopciones, ni si por allí pasaban monjas o quién se encargaba de rellenar los libros de registro de nacimiento.

Su declaración, como la de su mujer, su socio y tres enfermeras de la clínica, no sirvió para esclarecer los hechos y contrasta con la de la propia Inés Madrigal, que relató cómo su madre le decía que Eduardo Vela le había "regalado una niña". Tras esa jornada, que dio aliento a muchos afectados por el robo de bebés que se concentraron a las puertas de la Audiencia Provincial de Madrid, el doctor Vela no regresó al tribunal al día siguiente, cuando estaba previsto que el juicio quedase visto para sentencia.

Alegó "mareos" y "dolores" y, una vez la Audiencia acordó suspender la vista, intentó evitar la reanudación del juicio por motivos de salud. Pero los forenses echaron por tierra los argumentos del doctor y concluyeron "que no existe causa médica que le impida asistir a las sesiones". 

El Fiscal pide 11 años

La fiscal ha mantenido hoy su petición de once años de prisión para el doctor Eduardo Vela, de 85 años, en el primer juicio de un caso de bebé robado en España, Inés Madrigal, entregada al nacer en 1969 a una mujer que no podía tener hijos y que en la documentación figuraba como la madre biológica.

Así lo ha solicitado la representante de la Fiscalía en la vista que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid en la que el abogado de la acusación ejercida por Inés Madrigal ha pedido que el acusado sea condenado a trece años de prisión por haber entregado a la niña contra la voluntad de la madre biológica, mientras que el letrado defensor ha reclamado su absolución.

Para la fiscal el acusado es autor como cooperador necesario de los delitos de detención ilegal de una menor de edad, suposición de parto y falsedad documental. Tanto la fiscal como la acusación han pedido que la Audiencia deduzca testimonio contra Adela Bermejo, la mujer del doctor Vela, por estimar que ha guardado silencio en este procedimiento a pesar de que a su juicio sabe quiénes son los padres biológicos de Inés Madrigal.

Inés Madrigal nació en junio de 1969 en la clínica San Ramón situada en el paseo de La Habana de Madrid, en la que el ginecólogo Eduardo Vela era director médico, y en el año 2010 empezó a sospechar sobre la realidad de sus orígenes a raíz de las noticias que empezaron a publicar los medios de comunicación, según ha relatado la fiscal.

Ha explicado que Inés Madrigal denunció los hechos al ver que a pesar de que en el Registro Civil figura como hija biológica de Inés Pérez, una prueba de ADN a la que se sometió tras sus sospechas concluyó que la posibilidad de que esta fuera su madre es del cero por ciento, lo que han corroborado hoy en el juicio los peritos del laboratorio.

La fiscal ha destacado que Inés Madrigal sigue buscando a sus padres biológicos ya que aún no se sabe quiénes son, pues se ocultaron y desaparecieron todos los historiales clínicos. Para la fiscal, este caso "ha hecho ver la realidad de un fenómeno que tuvo lugar entre los años 60 y 80, conocido como los bebés robados, un auténtico tráfico de niños en circunstancias ajenas al marco legal" y ha lamentado que el paso del tiempo haya provocado que miles de denuncias hayan sido archivadas.

La fiscal ha mantenido que el doctor Vela entregó a la niña a dicho matrimonio como un regalo y para tener un detalle con un sacerdote ya fallecido, que conocía al acusado y que a su vez quería agradecer a Inés Pérez su labor de apoyo en un convento de monjas de Los Molinos (Madrid).

Ha añadido que el doctor Vela hizo constar que Inés Pérez era la madre biológica lo que hizo en contra de la voluntad de la auténtica progenitora ya que no consta ningún documento relativo a adopción o a renuncia de la niña. Además ha recalcado que "para ocultar la identidad de la madre biológica se borró todo y no está la historia clínica". Un policía nacional ha testificado hoy que el doctor Vela le dijo que había quemado la documentación.

La fiscal ha explicado que para simular el embarazo el acusado le dijo a Inés Pérez que tenía que colocarse un cojín y fingir encontrarse mal ante sus vecinos y a los pocos días llamó al matrimonio para decirle que llevaran ropa de bebé a la clínica pues tenían un regalo y una sorpresa para ellos y le dio a la niña en un auténtico "parto simulado". La representantes de la Fiscalía también ha pedido que la Audiencia condene al acusado a indemnizar a Inés Madrigal en 350.000 euros y que reclame al Registro Civil que rectifique su partida de nacimiento.
 

Temas

Comentarios

Lea También