Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Sentimos lástima y mucho dolor'

Mohammed Benabderrhin, imán del Centro Islámico de Campclar:'Las interpretaciones extremistas también nos afectan. Nuestro mensaje es difundir el Islam moderado'
Whatsapp
Mohammed Benadberrhin, educador e imán en el Centro Cultural Islámico de Campclar, ayer.  Foto: Pere Ferré

Mohammed Benadberrhin, educador e imán en el Centro Cultural Islámico de Campclar, ayer. Foto: Pere Ferré

Mohammed Benabderrhin, educador e imán del Centro Cultural Islámico de Campclar, es contundente en el discurso. «Lo que sentimos es lo que siente un musulmán moderado: la condolencia y la solidaridad con todas las familias de los fallecidos. Todos sentimos lástima y mucho dolor», asume entristecido por los hechos sucedidos en los últimos días en Francia y desencadenados a raíz del mortal asalto a la sede de Charlie Hebdo.

Mohammed, que también es secretario de la liga de imanes de España, admite su pesar y el de toda la comunidad de su entorno, en Ponent: «Lo que ha pasado es una masacre, una violencia que no puede tener ninguna excusa. Es romper los principios de la humanidad, de los derechos humanos. Rechazamos cualquier acto de violencia. En nuestra comunidad lo tenemos claro:nuestro mensaje es difundir el Islam moderado. Estamos en contra de cualquier interpretación fundamentalista o extremista».

Fouad Borni, miembro de la junta directiva del centro de Campclar y presidente de la Federació Islàmica de Catalunya, opina en la línea: «Estos hechos no tienen nada que ver con el Islam. Es un uso perverso que nos indigna. Los principios del Islam son la misericordia. Para nosotros el ser humano es sagrado, es intocable».

 

‘Tenemos un poco de miedo’

Tal es el rechazo a la barbarie de Francia que estos colectivos saben que lo sucedido se puede volver en su contra, en la medida que puede manchar la imagen de todo el mundo musulmán. «Ahora tenemos un poco de miedo. Estas interpretaciones extremistas también nos afectan a nosotros. Estamos preocupados», admite Mohammed, que confiesa al menos dos derivas en su religión: «En cada creencia hay extremistas. Los moderados hemos sufrido bastante. Nos están criticando, nos acusan de que estamos perdiendo nuestra identidad y luchamos contra eso. A lo que está pasando no hay que buscarle sólo una explicación religiosa. También influyen problemas serios económicos, sociales o políticos en Europa. La religión se convierte a veces en una tapadera».

Mohammed emplaza a las fuerzas de seguridad y a las autoridades a luchar contra el fanatismo, también a través de la vigilancia de aquellos imanes que difundan mensajes radicales en las mezquitas: «Los acusados del atentado de Francia son de origen argelino pero nacidos en Francia. El Estado tiene que vigilar para que no llegue a pasar algo así. Yo estoy con el Estado, que tiene que tomar medidas de seguridad. Luchamos contra cualquier interpretación que no tenga que ver con el Islam».

Mohammed y Fouad hablan de integración, de la necesidad de convivencia y de paz, y de aceptar las reglas del juego democrático. «Podemos estar en desacuerdo con las viñetas caricaturizando a Mahoma, porque eso es como tocar algo sagrado, pero en ningún caso la respuesta puede ser ésta. Hay otras vías pacíficas, pasivas. Nada justifica algo así, porque lo único que hace es echar más leña al fuego», apunta Fouad Borni.

 

‘La violencia no es excusa’

«La revista francesa ha seguido una trayectoria también un poco extremista. Eso lo hemos visto mal, pero no sólo han criticado a los musulmanes, sino también a otros. Vivimos en un continente democrático y hay que tener una trayectoria democrática a través del derecho y de la libertad de expresión pero bajo ninguna circunstancia se puede explicar lo sucedido. La violencia es violencia. Hay otros medios para defendernos», aclara Mohammed.

Ellos también abrazan la compleja tarea que se les presenta ahora una vez más: «¿Hay peligro de que crezca la islamofobia? Entendemos que España es un país que respeta la libertad religiosa. Nos tenemos que apoyar unos a otros. El 11-M fue algo más cercano y más violento y salimos adelante. Hay que dejar expresarse a las voces que hablen de tolerancia y de alianza de civilizaciones».

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También