Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Siete de cada diez productos de la cesta de la compra se encarecieron

La inflación aumentó un 1,6% en diciembre, una décima más que el dato adelantado, por el alza de los carburantes y la luz

D.Valera

Whatsapp
Los españoles tuvieron que rascarse más el bolsillo en los cuatro últimos meses de 2016. FOTO: EFE

Los españoles tuvieron que rascarse más el bolsillo en los cuatro últimos meses de 2016. FOTO: EFE

Los precios se dispararon al final del año pasado hasta el punto de que la inflación acabó el ejercicio con una tasa del 1,6%, una décima superior al dato previsto y adelantado hace unas semanas y hasta nueve décimas más que el registrado en el mes de noviembre.

El IPC alcanzó en diciembre el mayor nivel desde julio de 2013 influenciado por el alza del petróleo, y, como consecuencia, de la gasolina y la luz, según las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ayer.

El resumen práctico de todos estos datos es claro: los españoles tuvieron que rascarse más el bolsillo para llenar la cesta de la compra. Siete de cada diez productos se encarecieron en 2016. Una tendencia que se mantendrá, al menos, en la primera parte de 2017, ya que las previsiones son que la inflación supere el 2% en algunos momentos.

Los mayores repuntes se produjeron en productos básicos como las patatas (7,8%) o las legumbres y hortalizas frescas (7,7%). También aumentaron el calzado de hombre y mujer (1,2 y 1,5%, respectivamente) y servicios como las comunicaciones (3,3%), el turismo y la hostelería (1,7%). Los descensos más significativos se produjeron en azúcar (-4,1%), objetos recreativos (-3,6%), aceites (-2,7%) y leche (-2,3%).

El transporte fue uno de los productos clave en esta evolución alcista de los precios, ya que experimentó una variación del 4,7%, más de tres puntos por encima de la tasa del mes anterior, debido en su totalidad a la subida de los precios de los carburantes, frente a la bajada en diciembre de 2015, lo que provoca un efecto escalón.

Esta es la causa por la que se espera que los precios en el primer semestre de 2017 sean más elevados, al coincidir con los mayores descensos del petróleo un año antes. También la vivienda registró subidas, con una tasa del 0,8%, más de un punto por encima de la experimentada en noviembre debido al alza de la electricidad.

A pesar de haber transitado durante gran parte de 2016 por terreno negativo (ocho meses), el incremento registrado principalmente en el último trimestre también se notó en el IPC armonizado, es decir, el homogéneo en toda la Unión Europea. En concreto, se situó en diciembre en el 1,4%, nueve décima más que en noviembre.

Esta alza pone en riesgo la ganancia de competitividad de España vía precios respecto a otros países de la zona euro, una circunstancia que hasta ahora ha beneficiado a las exportaciones de las empresas españolas en la región.

Otra de las consecuencias del aumento de la inflación es la pérdida de poder adquisitivo de pensionistas después de que la revalorización de las prestaciones se situara en el mínimo del 0,25% que marca la ley.

Esta circunstancia se repetirá también este 2017, ya que la inflación prevista por el Gobierno es del 1,4% y las pensiones suben de nuevo el 0,25% tras el rechazo del Ejecutivo a un mayor incremento como solicitaban oposición y sindicatos.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También