Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Dispositivo

Tecnología no invasiva contra los casos de epilepsia más complicados

Consiste en un ‘gorro’ capaz de inyectar pequeñas corrientes eléctricas en el cerebro

RAÚL CASADO

Whatsapp
La investigadora y empresaria española Ana Maiques con el dispositivo que va a comenzar a experimentarse en Estados Unidos. FOTO:  FUNDACIÓN RAMÓN ARECES

La investigadora y empresaria española Ana Maiques con el dispositivo que va a comenzar a experimentarse en Estados Unidos. FOTO: FUNDACIÓN RAMÓN ARECES

Un sofisticado dispositivo tecnológico diseñado en España se abre camino en el mundo como una terapia alternativa contra los casos de epilepsia más complicados, aquellos que no responden a los tratamientos farmacológicos. Es el primer paso en un campo, el de la estimulación craneal no invasiva y de alta definición, que se plantea como terapia cerebral personalizada y que en el futuro podría utilizarse para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades neuronales o trastornos cognitivos.

Tras superar varias fases experimentales, la empresa española Neutronics cuenta ya con la autorización de la Administración de Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) para realizar un ensayo clínico con 140 pacientes y demostrar la eficacia de esta nueva tecnología para reducir las crisis epilépticas.

Ana Maiques, quien recibió el premio europeo de mujeres innovadoras de la Comisión Europea en el año 2014, es la directora ejecutiva de esta empresa, e insiste en que esto «no es ciencia ficción» pero también en que hay que saber gestionar las expectativas que cualquier avance médico genera entre los pacientes de cualquier enfermedad.

El mensaje, incide Maiques en una entrevista, es que un equipo de científicos e innovadores están desarrollando nuevas tecnologías para ayudar a pacientes con enfermedades neurológicas, pero que esas tecnologías tienen que pasar el mismo escrutinio que cualquier fármaco antes de que las agencias reguladoras comprueben su eficacia y lo aprueben. Y su tecnología consiste en un «un gorro» capaz de inyectar a través de electrodos pequeñas corrientes eléctricas en el cerebro, un sistema que Ana Maiques define como «estimulación neuronal no invasiva» y que en los próximos años podría consolidarse como una nueva terapia contra determinadas enfermedades.

Ana Maiques ha estado en Madrid invitada por la Fundación Ramón Areces a participar en una jornada científica sobre «sensores biomiméticos», unos dispositivos que se pueden situar en el cerebro, bajo la piel e incluso ingerirse para explorar los tejidos de una forma continua y mínimamente invasiva, capaces además en muchos casos de camuflarse en el cuerpo para monitorizar algunas enfermedades y anticiparse a las posibles crisis.

La tecnología que ha desarrollado su empresa pretende, a través de esa estimulación craneal programada y aplicable durante veinte unos minutos diarios, reducir el número de crisis epilépticas sin necesidad de recurrir a la cirugía, algo que ya han contrastado y comprobado en un grupo reducido de pacientes.

La combinación de programas informáticos con la inteligencia artificial permite decidir cuántos electrodos y qué tipo de corriente utilizar en cada patología, ha explicado la científica, quien ha apuntado el interés que esta tecnología médica podría tener para el tratamiento de otras enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o la demencia.

Temas

Comentarios

Lea También