¿Todavía con ese Power Point capaz de aburrir a las vacas?

Cinco alternativas para hacer presentaciones. Visuales y conversacionales. Son las grandes tendencias que incorporan hoy las herramientas para presentar en público

Rafael Servent

Whatsapp
¿Todavía con ese Power Point capaz de aburrir a las vacas?

¿Todavía con ese Power Point capaz de aburrir a las vacas?

Vale. Que no todos tenemos la suerte de que nos toque vender el último iPhone o el nuevo Tesla. Que en lugar de smartphones equipados con asistentes de Inteligencia Artificial o coches eléctricos que se conducen solos, igual nos dedicamos a algo tan normalito como las pólizas de seguros. Y que si nos ponemos a pasear por la sala de reuniones en plan celebrity-gurú en un TED Talk, encantados de habernos conocido, por lo pronto nos van a llamar flipaos.

Pero... de eso a estar arrastrando toda la vida el mismo Power Point con sus puntitos en árbol (llámeles bullet points, que le da como un aire), sus diapositivas llenas de texto y sus gráficos tostón (sí, sí: tostón), hay un buen trecho. A menos que quiera usted seguir aburriendo a clientes, compañeros de trabajo y quien se preste a pasarse por ahí con una presentación (viejuna) que dice mucho más de usted y lo que vende de lo que se imagina. Y no es precisamente bueno.

Aunque quizás ya lo sepa, y no hace falta que vengan listos a recordárselo. Perdón por hurgar en la herida, entonces. Y admita una pregunta: ¿No es momento de hacer algo al respecto? Argumentos para decidirse hay varios. Destaca uno: es lo que toca. Que sí, que igual fue usted uno de esos resistentes con su Nokia ladrillo, orgulloso de exhibirlo en la mesa junto a esos smartphones a los que la batería no les duraba nada. Estuvo muy bien. Pero ahí está usted ahora: con su Samsung y su WhatsApp.

En ese caso, tendrá claro que ha llegado el momento de renovar su presentación para comunicar otras cosas. Dos son hoy las tendencias en el mundo de las presentaciones: visual y conversacional.

¿Quién lo dice? La última Encuesta sobre el estado de las presentaciones (hay informes para todo, sí) elaborado por Prezi, la gran alternativa a la dictadura de Power Point, esa herramienta de Microsoft que ha acabado como sinónimo de ‘presentación’.

Con una ayuda visual, un mensaje es más «impactante, memorable y persuasivo», nos cuentan. Lo mismo sucede cuando la presentación es conversacional (es decir, que se interactúa con el público). Será o no, pero la cosa va hacia ahí.

Dominarlo requiere su tiempo y su técnica. Hay cursos para ello. Mientras tanto, existen herramientas al alcance para ir probando. Algunas de ellas, muy intuitivas. Aquí van cinco.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También