Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Oriente Medio

Trump anuncia nuevas sanciones a Irán tras el ataque a bases de EEUU

Aboga por renegociar el pacto nuclear y pide a la OTAN que
se involucre «mucho más» en la región. El tono de su mensaje tranquiliza a los mercados después de que el crudo se disparara

ALFONSO FERNÁNDEZ

Whatsapp
El presidente estadounidense Donald Trump, ayer en su mensaje a la nación, con el alto mando militar. FOTO: MICHAEL REYNOLDS/EFE

El presidente estadounidense Donald Trump, ayer en su mensaje a la nación, con el alto mando militar. FOTO: MICHAEL REYNOLDS/EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, optó ayer por la contención militar en su respuesta a los ataques de Irán contra dos bases en Irak al prometer nuevas y «poderosas» sanciones contra Teherán, a la vez que apuesta por renegociar el pacto nuclear.

«EEUU inmediatamente impondrá sanciones adicionales contra el régimen iraní. Estas sanciones poderosas estarán en vigor hasta que Irán cambie su comportamiento», dijo Trump en su declaración a la nación desde la Casa Blanca rodeado por el alto mando militar, un día después del ataque iraní contra dos bases con tropas estadounidenses en Irak.

El mandatario se mostró más conciliador de lo habitual con la República Islámica, después de la escalada de la tensión en los últimos días, que había hecho temer un conflicto abierto entre Washington y Teherán tras al asesinato del general iraní Qasem Soleimani en un ataque aéreo estadounidense el 3 de enero en Bagdad.

Sin víctimas mortales

Trump describió a Soleimani como el responsable de algunas de «las mayores atrocidades» en Oriente Medio y de «alimentar sangrientas guerras civiles» en la región, así como de «horrendos» ataques a tropas estadounidenses en Irak. Teherán había prometido venganza y represalias, pero el hecho de que el ataque iraní buscase deliberadamente no causar víctimas, como apuntan los analistas, fue interpretado en Washington como una señal de contención.

El mandatario remarcó que no hubo «bajas mortales», ni de estadounidenses ni de iraquíes, y que los daños materiales fueron «mínimos». En este sentido, Trump indicó que, tras el lanzamiento de los misiles, «Irán parece estar retirándose, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo».

Las palabras del mandatario estadounidense coincidieron con el tono expresado por el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, y apuntaron a la voluntad de enfriamiento de la crisis por ambas partes. «Irán tomó y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia. No buscamos la escalada o guerra, pero nos defenderemos ante cualquier agresión», dijo Zarif en Twitter antes de la intervención de Trump en Washington. El presidente estadounidense hizo, además, un llamamiento a los aliados europeos, a Rusia y China, para que «rompan con los resquicios» del acuerdo internacional nuclear , alcanzado con Irán en 2015.

El mensaje del Gobierno iraní también apuntó a la voluntad de enfriar la crisis

De ese acuerdo, impulsado por Barack Obama (2009-2017), y que levantaba las sanciones internacionales a Teherán a cambio de poner freno al programa nuclear iraní, EEUU se salió unilateralmente en 2018. Trump aprovechó ayer para cargar contra Obama, ya que, dijo, los misiles lanzados anoche desde Irán «fueron financiados con fondos hechos disponibles por la anterior Administración». «Todos debemos trabajar conjuntamente para hacer un acuerdo con Irán que convierta al mundo en un lugar más seguro y pacífico», afirmó.

Pese a sus reiteradas críticas al multilateralismo, Trump subrayó que «el mundo civilizado debe enviar un mensaje claro y unificado al régimen de Irán: su campaña de terror, muerte y caos no será tolerada más». Aseguró, por ello, que pedirá a la OTAN «involucrarse mucho más en el proceso de Oriente Medio». «EEUU está preparado para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan», añadió, y aseguró asimismo que, mientras sea presidente, «a Irán nunca se le permitirá tener un arma nuclear».

Esta desescalada en las tensiones relajó las perspectivas negativas de los inversores e influyó en la caída del precio del crudo texano, que todavía permanecerá «volátil» en las siguientes sesiones, según los expertos porque si bien parece haber un cese momentáneo de hostilidades, no se percibe que el fin de la crisis entre los dos países esté cerca.

Temas

Comentarios

Lea También