Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ulabox, el primer antisúper

La 'startup' catalana que planta cara a los grandes súper online está fundada y dirigida por Jaume Gomà, nacido en La Riba y vinculado al mundo digital desde el inicio de su carrera

Núria Pérez

Whatsapp
Jaume Gomà creció en La Riba hasta que a los trece años la familia se trasladó a Barcelona para que él y sus tres hermanos siguieran estudiando.

Jaume Gomà creció en La Riba hasta que a los trece años la familia se trasladó a Barcelona para que él y sus tres hermanos siguieran estudiando.

Un segmento, el de supermercados en Internet, con gran potencial de crecimiento pero con una competencia repleta de titanes de la distribución tanto offline como online, con Amazon como nuevo actor desde hace unos meses. Este es el difícil reto de Ulabox, un supermercado digital fundado hace seis años por David Baratech, Sergi de Pablos y un tarraconense, Jaume Gomà, nacido en La Riba en 1974, que ha estado vinculado profesionalmente al mundo digital desde el inicio de su carrera. Primero en Barcelona Online (una revista para turistas que viraba su modelo hacia el online y acabó convertida en agencia de viajes), después en France Telecom y Orange Spain y finalmente en el grupo Anuntis, donde entró en 2008 como director general de Segunda Mano, cargo que dejó para lanzarse a crear Ulabox y que ha compaginado con el de business angel de startups tecnológicas y con el de mentor e inversor en Seedrocket, aceleradora de startups TIC en fase inicial.

Todo surgió en un Investors Day de esta última, Seedrocket en 2010 cuando Gomà conoció a David Baratech y Sergi de Pablos. Ninguno de los tres sabían apenas nada de supermercados. Pero compartían experiencia profesional en internet y ganas de comerse el mundo. Y víctimas de los problemas de hacer la compra en internet y de que en el momento de efectuar el pago la web se quedara colgada y la lista de productos seleccionados se perdiera decidieron hacerse un hueco en un sector, el de la distribución, dominado por gigantes con millones de metros cuadrados de superficies de venta, que estaban haciendo un mal uso de la tecnología.

Así nació Ulabox, el primer supermercado puramente online del Estado y que ellos definen como el antisúper porque a diferencia del modelo convencional, sus clientes no hacen colas, no se han de ajustar a horarios, no tienen que recorrer pasillos buscando lo que necesitan y no cargan peso.

Su factor diferencial es que son un negocio digital. Una empresa de software que utiliza la tecnología para innovar en el sector de la alimentación, las bebidas y ayudar a los usuarios a comprar de forma sencilla, cómoda y rápida. O como le gusta subrayar a Jaume Gomà, una empresa de softwareque hace retail, no un súper sino una empresa de tecnología que ha montado un supermercado.

La innovación, sello de identidad

Además de su ADNdigital, la innovación y la calidad son los otros sellos de identidad de esta empresa con sede en Barcelona que comenzó con 600 referencias de productos de droguería y ‘básicos’ del hogar y hoy ofrece 12.500 de casi 2.100 marcas líderes diferentes, más que la mayoría de supermercados ya que no están limitados por el espacio físico de una tienda al uso. Su surtido incluye primeras marcas, productos ecológicos (con enseñas líderes como Vegetalia, Biográ, Diet Rádisson o HIPP Biológico), productos de proximidad y de comercio justo (Intermon Oxfam) en todos los rincones de la Península y Baleares y productos frescos, refrigerado y congelado a los clientes del Área Metropolitana de Barcelona. Productos que se entregan en menos de 24 horas, entre las siete de la mañana y las once de la noche y de forma gratuita para compras superiores a 59 euros. Una voluntad de poner al cliente en el centro del negocio que explica que tengan un servicio de atención al cliente de siete de la mañana a 11:30 de la noche todos los días del año y por cualquier canal, sea un teléfono gratuito, mail, Twitter, Facebook y hasta Instagram.

La empresa trabaja también de forma obsesiva el dato. «Lo que hemos hecho es un desarrollo sobre una plataforma muy potente, de data science, que nos permite tener controlado en cada momento, live puro, todas las métricas del negocio», asegura Gomà, que destaca que además les permite monitorizar a diario los precios de todo el mercado y ajustar los suyos para garantizar que ofrecen el precio más competitivo posible.

Y la fórmula funciona. Ya han superado los 55.000 clientes que compran 1,3 veces al mes en Ulabox y gastan más de 100 euros de media por compra. Y el grupo portugués Sonae entró el año pasado con 5 millones de euros en el accionariado, donde ya están Miquel Alimentació, Cabiedes y otros business angels.

Además, han resultado elegidos por grandes empresas como la filial española de la multinacional Unilever o Bacardi como banco de pruebas para que ellos puedan testear sensibilidades, probar nuevos productos, probar nuevas mecánicas promocionales y aprender del consumidor en este nuevo canal.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También