Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un error judicial sacó de la cárcel al terrorista que atentó en París

Había sido retenido hace unos días por ser sospechoso de buscar armas. Asesinó a tiros 
a un policía e hirió a otros tres agentes

Fernando Iturribarria

Whatsapp
El terrorista de los Campos Elíseos, un expresidiario que el jueves por la noche asesinó a un policía e hirió a otros dos a tres días de las elecciones presidenciales francesas, debería haber regresado a la cárcel dos semanas atrás pero el juez de aplicación de penas no revocó su libertad bajo medidas cautelares pese a que le reconoció que había estado desde el 15 de enero un mes en Argelia. Esta anomalía judicial sumada al hecho de que en febrero fue liberado tras pasar una noche en comisaría por sospecharse que buscaba armas para matar a policías provocó la indignación de los sindicatos policiales por disfunciones en los aparatos del Estado «con consecuencias dramáticas».

El atentado se produjo minutos antes de las nueve de la noche en la zona turística más atractiva de París. Un Audi-4 gris se detuvo en los Campos Elíseos a la altura de una furgoneta de la Policía estacionada en misión de vigilancia estática delante de la oficina de turismo de Turquía en previsión de incidentes relacionados con la actualidad política turca.

El automovilista se apeó y disparó ráfagas con un fusil de asalto kaláshnikov contra los agentes de la 32ª compañía de la Dirección del Orden Público y la Circulación (DOPC) que se encontraban en el interior del vehículo policial. El conductor, Xavier Jugelé, de 37 años, resultó mortalmente alcanzado al volante por dos balas en la cabeza y un compañero de 34 años fue herido de gravedad en el glúteo por un proyectil que remontó hacia la caja torácica. Un tercer policía, de 31 años, recibió un balazo amortiguado por su chaleco protector que le causó lesiones leves. El yihadista pareció abatido por un disparo en la espalda.

Los investigadores hallaron un trozo de papel con un mensaje manuscrito en defensa de la causa del autoproclamado Estado Islámico (EI) cerca del cuerpo del agresor al que aparentemente se le había caído del bolsillo.

Temas

  • PANORAMA

Lea También