Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un grupo de once menores viola repetidas veces a un chico de trece años en Nápoles

Al chico le obligaban a ponerse de rodillas y a practicar felaciones a sus compañeros, que luego le violaban por turnos

Agencias

Whatsapp
Un grupo de once menores viola repetidas veces a un chico de trece años en Nápoles

Un grupo de once menores viola repetidas veces a un chico de trece años en Nápoles

El acoso escolar ha alcanzado el paroxismo en Giugliano, un pueblo de la provincia italiana de Nápoles, donde los Carabinieri destaparon un caso terrible que salió ayer a la luz: un chico de 13 años habría sufrido violaciones y vejaciones continuas por parte de un grupo de once menores de edad, tres de ellos con edades inferiores a los 14 años. Los ocho chavales que superan esa edad han sido internados en un centro especial para delincuentes que no han cumplido todavía los 18 años.

La última de las violaciones de grupo habría tenido lugar hace dos meses. Después de esta agresión, la víctima, que sufre un ligero retraso mental, por fin se atrevió a contar el infierno por el que estaba pasando a su familia, que presentó una denuncia ante los Carabinieri. Las vejaciones habrían tenido lugar desde hace cuatro años en diversos lugares del centro histórico de Giugliano y en los vestuarios del campo de fútbol anexo a una parroquia. Al chico le obligaban a ponerse de rodillas y a practicar felaciones a sus compañeros, que luego le violaban por turnos. Algunos de los agresores, al parecer, pertenecen a familias con dificultades económicas. Se citaban por WhatsApp para cometer sus agresiones, y alguna de ellas incluso la fotografiaron.

 

Plan de prevención

Fue la madre de la víctima la que descubrió lo que le sucedía a su hijo al sospechar tras verle por las calles de la localidad rodeado de un grupo de muchachos que no le inspiraban confianza. Después de conseguir que el crío confesara, habló uno a uno con los agresores y con sus familias para conocer su versión de los hechos. Uno de los menores habría reconocido su culpa respondiéndole desafiante con estas palabras: "Tu hijo hace esas cosas porque es gay".

El alcalde de Giugliano, Antonio Poziello, comentó que no había palabras para calificar lo sucedido. "El episodio que ha salido a la luz gracias a la investigación de los Carabineri es terrible. La idea de que quienes hayan cometido las violencias sean una 'manada' de menores de edad deja consternado", dijo. Para tratar de que no se repita un caso como este, el primer edil anunció la puesta en marcha de una oficina especial dedicada a prevenir el acoso escolar.

 

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También