Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un herido al caer un cristal desde el piso 76 de la segunda mayor torre mundial

El panel se precipitó al vacío desde algo menos de medio kilómetro de altura, y estalló contra el suelo justo al lado de un conductor que estaba saliendo de su coche

EFE

Whatsapp
Skyline del distrito de Lujiazui. Foto: Simon Desmarais

Skyline del distrito de Lujiazui. Foto: Simon Desmarais

Una sola persona ha resultado herida de levedad tras la caída de un gran panel de cristal que estaba siendo reemplazado, a 76 pisos de altura, en la fachada del segundo mayor rascacielos del planeta, la Torre de Shanghái (de 128 pisos y 632 metros), que se espera que abra al público próximamente.

Según recoge hoy el diario oficial Shanghai Daily, el accidente se produjo cuando unos trabajadores de la Compañía de Ingeniería Industrial del Aluminio Shenyang Yuanda, suministradora de los paneles de cristal de la doble fachada del edificio, estaban reemplazando uno de ellos, en la parte exterior, que estaba dañado.

El panel se precipitó al vacío desde algo menos de medio kilómetro de altura, y estalló contra el suelo justo al lado de un conductor que estaba saliendo de su coche, y que se vio afectado por cortes de algunos pedazos de cristal que le dieron en el pie, por lo que fue atendido en un hospital, aunque sin heridas de gravedad.

La compañía operadora del edificio dijo estar investigando lo ocurrido y prometió "tomar más medidas para evitar que se repita un accidente similar en el futuro".

La mayoría de los restos del panel caído quedaron repartidos por la ancha carretera de una calle colindante, en cuyas inmediaciones está el famoso trío de grandes rascacielos de Shanghái.

Junto a la Torre de Shanghái, cuya apertura se espera desde hace casi un año, aunque está cerca, después de que este fin de semana abrieran al público sus cinco pisos comerciales inferiores, están la torre Jin Mao (de 1999, con 412 metros, 88 pisos y hoy 14 edificio más alto del mundo) y el Centro Financiero Mundial de Shanghái.

Este último, conocido popularmente como el "Abrebotellas", es el quinto mayor del mundo, abierto en 2008, con 491 metros y 101 pisos, aunque ambos están por debajo de la Torre de Shanghái, cuya última viga se puso en 2013, y que será, cuando abra, el segundo del planeta, sólo tras la Burj Khalifa de Dubái (828 metros y 163 pisos).

La Torre de Shanghái es una torre vertical de cristal, recubierta por otra fachada exterior acristalada, que se retuerce elegantemente sobre sí misma, como si se enrollara, articulada en torno a una serie de plataformas de planta más ancha que los demás pisos, que se suceden más o menos cada 15 alturas.

Este diseño permite reducir las cargas del viento sobre el edificio hasta en un 28 por ciento, y crea además una bolsa de aire entre ambas fachadas, que funciona como un gigantesco aislante térmico natural, para una ciudad con la gran humedad y las temperaturas entre los 0 y los 40 grados que suele tener Shanghái.

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También