Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un joven asesta once puñaladas al padre de su novia, que la defendía

El agresor, de 19 años de edad y con antecedentes, está acusado de violencia de género e intento de homicidio

Agencias

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en plena calle, en el municipio de Torrelavega (Santander). Foto: Google Maps

Los hechos ocurrieron en plena calle, en el municipio de Torrelavega (Santander). Foto: Google Maps

Agentes de la Policía Nacional detuvieron la noche del miércoles a un joven de 19 años que atacó con un arma blanca a los padres de su novia en una trifulca ocurrida en Torrelavega. El episodio acabó con cuatro personas heridas, una de ellas «muy grave» pero cuya vida no corre peligro. El arrestado, que cuenta con antecedentes, está acusado de los presuntos delitos de violencia de género e intento de homicidio.

Los hechos ocurrieron poco antes de las once de la noche. En el piso del presunto agresor, nacido en 1997 y con las iniciales A.C. H., se desencadenó una pelea, en la que él asestó «varios golpes y puñetazos» a su novia, de 17 años. Cuando los padres de la joven acudieron a defenderla, los atacó con una navaja en plena calle, e hirió de gravedad al hombre.

Cuando la chica fue agredida, llamó a su madre para que la fuera a buscar. La joven salió a la calle acompañada por su novio, «cargada con bolsas y maletas», según algunos testigos. Al rato llegaron en coche la madre y su pareja –en realidad el hombre es padrastro-y salieron en defensa de la jovene increparon al chico. Este sacó una navaja tipo mariposa y les atacó. Primero apuñaló al padrastro, pero la mujer se interpuso entre ambos y también recibió «pequeños pinchazos», según la Policía. El hombre, que recibió hasta once puñaladas, acabó desplomado sobre un banco próximo mientras varias personas observaban la escena –ante la violencia de los hechos, no se atrevieron a intervenir–. Fueron dos jóvenes de nacionalidad dominicana, también vecinos del barrio, y que se encontraron con el coche de las víctimas parado en mitad de la calle, los que bajaron de su vehículo y acudieron a mediar en el altercado.

Primero auxiliaron a los heridos con otras personas que había junto al Centro de Cruz Roja, para después reducir entre ambos al agresor y quitarle la navaja que blandía. Lograron mantenerle retenido hasta que llegaron efectivos de la Policía Local y de la Policía Nacional, que le detuvieron.

Según los testigos, estas dos personas también recibieron algún pinchazo, sin que en su caso revistiera gravedad. Cuando llegaron los efectivos policiales, se encontraron a la madre de la joven tirada en el suelo; y al padrastro, malherido en un banco junto a un enorme charco de sangre.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También