Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un pueblo gobernado por el PSOE ‘fusila’ a Puigdemont

Vecinos de Coripe disparan y queman una figura del expresident. En Torroella ‘desinfectan’ el suelo que había pisado Inés Arrimadas. Pintan la sede de Ciudadanos en Roda de Berà

EFE

Whatsapp
La figura que representa al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont arde en Coripe tras recibir varios disparos. FOTO: DT

La figura que representa al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont arde en Coripe tras recibir varios disparos. FOTO: DT

El Govern de la Generalitat y JxCat preparan sendas denuncias por la quema de un muñeco del expresident catalán Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla), al considerar que podría ser constitutivo de un delito de odio.

Numerosas personas presenciaron ayer en la plaza principal de esa localidad sevillana la fiesta de la Quema del Judas, que tuvo como protagonista a Carles Puigdemont, cuya figura fue quemada como ejemplo «de lo negativo para la sociedad». «Sencillamente hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos» escribió el presidente catalán, Quim Torra, en su perfil de Twitter.

Fuentes del Ejecutivo de Catalunya precisaron que Torra ya ha hablado con el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y ha pedido a los servicios jurídicos de la Generalitat que estudien el caso, con el fin de que, en la reunión del Govern prevista para el miércoles, se apruebe la presentación de una denuncia.

Fuentes de JxCat explicaron que van a presentar otra denuncia ante la Fiscalía para pedirle que estudie si ha habido un delito de odio. Además, JxCat exigirá la renuncia del alcalde de la localidad sevillana, el socialista Antonio Pérez, y pedirá que actúe el Síndic de Greuges.

El año pasado la figura quemada en Coripe representaba a la presunta asesina del niño almeriense Gabriel.

Por otra parte, tras un acto políticos de la candidata de Ciudadanos por Barcelona, Inés Arrimadas, en Torroella de Montgrí, localidad natal de Dolors Bassa, una de las políticas independentistas encarceldas, dos personas vestidas con trajes blancos simularon desinfectar el suelo que habían pisado los dirigentes de Cs, según un vídeo difundido por la formación naranja. «Eso es el nacionalismo», aseveró Arrimadas: «Los que impiden con violencia que hagamos actos, los que nos amenazan y desinfectan con lejía el suelo que pisamos no se merecen decidir el futuro de 47 millones de españoles». 

En Tarragona, el Grupo Municipal de Ciutadans en Roda de Berà denunció ayer las pintadas con las que amaneció la sede de la formación naranja en Roda. La acción se suma la de la semana pasada en la sede de Calafell y a otras sufridos en sedes de Tarragona, Vila-seca y Miami.

Temas

Comentarios

Lea También