Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un vigilante de seguridad acusado de agredir sexualmente a una compañera

El procesado la obligó a practicarle una felación y se masturbó tocándole los pechos en varias ocasiones bajo la amenaza de no asignarle más horas extra 
Whatsapp
Uniforme de la empresa de seguridad Seguriber

Uniforme de la empresa de seguridad Seguriber

La Fiscalía pide 19 años de prisión para un vigilante de seguridad acusado de agredir sexualmente a una compañera bajo la amenaza de no concederle horas extra y despedirla.

La Audiencia Provincial de Madrid juzga hoya a Carlos María O. T. por la presunta comisión de los delitos de agresión sexual, abusos sexuales y delito continuado de agresión sexual.

Según consta en el escrito de acusación, el procesado prestaba sus servicios en la entidad Seguriber con el cargo de jefe de equipo en el edificio de Tabacalera de la calle Embajadores de Madrid.

Mientras la mujer estaba en los vestuarios cambiándose de ropa, entró y tras bajarle los pantalones, comenzó a tocarle sin su consentimiento mientras se masturbaba

Desde julio de 2011 hasta junio de 2013, el acusado se aprovechó de su situación jerárquica laboral sobre la víctima, que trabajaba como auxiliar de seguridad, para hacerla creer que su puesto dependía de él ya que era quien elaboraba los cuadrantes de los turnos y podía despedirla.

Con este panorama, el procesado agarró un día a la víctima de la camisa fuertemente, y tras decirle que si no hacía lo que él quisiera no le asignaría más horas extras, la obligó a practicarle una felación.

En una segunda ocasión, mientras la mujer estaba en los vestuarios cambiándose de ropa, entró y tras bajarle los pantalones, comenzó a tocarle sin su consentimiento mientras se masturbaba.

Con posterioridad, el procesado le obligó hasta en tres ocasiones más a presenciar cómo se masturbaba mientras le tocaba los pechos, a pesar de las negativas de la víctima y siempre bajo la amenaza de no asignarle más horas extras. 

Temas

Comentarios

Lea También