Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un yihadista quería hacerse estallar en la Semana Santa sevillana

El joven de 23 años, que estudiaba en la capital hispalense y que ya había hecho un viaje relámpago a Rabat para despedirse de su familia, fue detenido

Melchor Sáiz-Pardo

Whatsapp
Dos agentes de la Policía Nacional vigilan el paso de un misterio de Semana Santa, en plena alerta, ayer en Sevilla. FOTO: Julio Muñoz/EFE

Dos agentes de la Policía Nacional vigilan el paso de un misterio de Semana Santa, en plena alerta, ayer en Sevilla. FOTO: Julio Muñoz/EFE

Los servicios antiterroristas de la Policía Nacional están convencidos de haber evitado una masacre esta Semana Santa en Sevilla. La policía marroquí, en colaboración con los funcionarios de información españoles, detuvo en Rabat a un joven de 23 años, estudiante en la Universidad de la capital hispalense, que tenía previsto hacerse estallar esta misma semana aprovechando una de las procesiones que congregan a millares de personas en la ciudad.

Según fuentes de la investigación, Zouhair El Bouhdidi, que vivía en Sevilla desde 2016, tenía los planes para atentar muy avanzados, hasta el punto de que había acudido estos días a Rabat a despedirse definitivamente de su familia.

El Bouhdidi, que había jurado lealtad al Estado Islámico aunque la Policía no ha constatado relaciones directas con el casi desaparecido grupo yihadista, estaba siendo investigado desde hace tiempo por los servicios antiterroristas y por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. 
El detenido, cuya vivienda en la capital andaluza fue registrada, y quien confesó a las autoridades marroquíes su intención de morir en una acción suicida en Sevilla, pretendía cometer la masacre usando TATP o triperóxido de triacetona, también conocido como ‘la madre de Satán’, el mismo explosivo que fabricaron en el chalet de Alcanar los terroristas que atentaron en Barcelona y Cambrils.

Los avisos sobre la posibilidad de atentados yihadistas en Semana Santa ya han sido varios. El 4 de julio de 2017 en Málaga, Policía Nacional detuvo a un individuo que, empleando una red wifi libre de un centro público de estudios próximo a su domicilio, colgó una amenaza escrita acerca de la comisión de una acción terrorista durante la Semana Santa. Recientemente, el canal yihadista Muntasir de Telegram difundió un vídeo de poco más de un minuto con amenazas de atentados en España durante la Semana Santa, con imágenes de procesiones de Sevilla y Ronda (Málaga). El vídeo estaba locutado por un conocido yihadista español, Yassin Ahram Pérez, un hispanomarroquí más conocido como ‘El hijo de la Tomasa’.

En marzo del pasado año, en vísperas de la Semana Santa de 2018, el Foreign Office británico alertó a todos sus ciudadanos de visita a España de la posibilidad de atentados yihadistas en este periodo vacacional. Entonces, el Gobierno de Theresa May afirmaba tener «información adicional sobre la amenaza del terrorismo» que apuntaba a que los yihadistas «pueden atacar sitios religiosos, incluidas las iglesias» en el periodo de vacaciones que ahora comienza en España.

Seguridad reforzada

El Ministerio del Interior acordó la pasada semana el reforzamiento de los dispositivos de seguridad y de las «capacidades de información, de control y de seguimiento antiterrorista» por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, así como del resto de los cuerpos policiales, con motivo de la celebración de la Semana Santa y de las próximas elecciones generales y municipales y europeas.

Así, existen dispositivos específicos en todas las ciudades españolas para garantizar la seguridad ciudadana. Este refuerzo se concentra en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana. Incluido en ese refuerzo, el Ministerio del Interior puso en marcha el 12 de abril un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil en coordinación con policías autonómicas y locales en toda España.

Temas

Comentarios

Lea También