Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una bola de fuego sobrevoló España durante la superluna

Fue producida por la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento del cometa Encke

EFE

Whatsapp
Imagen de la superluna que pudo observarse el pasado lunes de madrugada. Foto: EFE

Imagen de la superluna que pudo observarse el pasado lunes de madrugada. Foto: EFE

Una bola de fuego, producida por la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento del cometa Encke, ha sobrevolado el sur de España, coincidiendo con la brillante superluna del mes de noviembre.

El fenómeno ha sido registrado por los detectores que tiene instalados la Universidad de Huelva en el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo) y en los observatorios astronómicos de Sierra Nevada (Granada), La Sagra (Granada) y Sevilla.

Según ha informado en una nota de prensa el Complejo Astronómico de La Hita, el análisis que ha hecho el profesor de la Universidad de Huelva José María Madiedo ha determinado que la bola de fuego se produjo por la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento del cometa Encke, a algo más de 110.000 kilómetros por hora.

El impacto se ha producido a las 3 horas y 55 minutos a unos 108 kilómetros de altura sobre el norte de la provincia de Granada, cerca de la vertical de la localidad de Algarinejo.

Desde allí, la bola de fuego ha avanzado rápidamente en dirección noreste y se ha extinguido unos 60 kilómetros de altitud sobre el sur de la provincia de Jaén.

El Complejo Astronómico de La Hita ha indicado que los fragmentos desprendidos del cometa Encke son en su mayor parte más pequeños que un grano de arena, y que se cruzan con la órbita de la Tierra desde mediados de septiembre hasta finales de diciembre.

Al impactar contra la atmósfera, estas partículas producen a lo largo de ese periodo varias lluvias de estrellas conocidas como "táuridas". Sin embargo, algunos de estos fragmentos pueden tener un tamaño bastante mayor, por lo que su impacto contra la atmósfera genera bolas de fuego muy brillantes, como la registrada en la pasada madrugada.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También