Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una fuga de ácido nítrico en Igualada obliga a confinar a la población

Un error en el proceso de descarga de un camión generó una reacción química y una inquietante nube de color anaranjado. La alerta quedó desactivada cinco horas después
Whatsapp
Foto: ACN La deflagración se produjo en el polígono Les Comes de Igualada y la nube se extendió sobre la ciudad. Foto: Ivan Valls/EFE

Foto: ACN La deflagración se produjo en el polígono Les Comes de Igualada y la nube se extendió sobre la ciudad. Foto: Ivan Valls/EFE

Una explosión química ocurrida hacia las 09:45 horas de ayer en el exterior de la empresa Simar, de Igualada (Barcelona), provocó heridas leves a seis personas y una gran nube tóxica que obligó al confinamiento de más de 60.000 vecinos de seis poblaciones de la comarca de la Anoia.

En los momentos posteriores a la deflagración, el impacto visual de la nube sobre la ciudad resultaba realmente espectacular e inquietante. El suceso tuvo amplio eco en las redes sociales y fue seguido con especial atención en las ciudades que conviven con polígonos químicos, caso de Tarragona.

La reacción química se originó cuando se descargaba ácido nítrico de un camión en un depósito de la empresa Simar y se produjo una mezcla de este compuesto con ácido fórmico, causando una reacción química parecida a una explosión y la consiguiente nube tóxica.

El jefe de Bomberos de la Región Metropolitana Sur, Joan Rovira, afirmó que trabajan con la hipótesis de que «ha habido un error en el proceso de descarga de un vehículo que llevaba ácido nítrico». Según Rovira, el vehículo «habría hecho la descarga en un depósito donde había ácido fórmico y la interacción de los dos productos ha generado una reacción violenta que ha hecho colapsar el depósito y ha generado la fuga».

Debido al suceso, resultaron heridas de carácter leve tres personas, un trabajador de Simar y dos transportistas, uno de los cuales habría padecido una quemadura. Los tres fueron trasladados por el Sistema de Emergencias Médicas al hospital de Igualada. Tres bomberos que intervinieron en la operación también fueron atendidos en el mismo lugar del suceso, situado en el polígono Les Comes, por irritación leve en los ojos.

Confinamiento de la población

Protección Civil de la Generalitat ordenó primero el confinamiento en sus casas y en sus puestos de trabajo de los habitantes de Igualada y Ódena, y después extendió la alerta a los vecinos de Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui, Jorba y Sant Martí de Tous.

Más de 60.000 personas de estas poblaciones debieron pasar la mañana confinadas, muchos de ellos niños y jóvenes que se encontraban en sus centros escolares, donde permanecieron encerrados hasta que se dio permiso para que fueran recogidos por sus padres, casi a la hora de comer.

A consecuencia de la explosión y la gran nube, también se cortó temporalmente la circulación de trenes entre La Pobla de Claramunt e Igualada de la línea Llobregat-Anoia (R6) de los Ferrocarriles de la Generalitat.

Los bomberos también restringieron el acceso al polígono Les Comes y se cerró al tráfico rodado, durante toda la mañana, las salidas 555 y 554 de la A-2 (Barcelona-Lleida) en Igualada en ambos sentidos de la marcha, informó el Servei Català de Tànsit.

La espectacular nube de color marrón anaranjado, que podía causar irritaciones en las mucosas, no se disipó durante horas debido a las condiciones meteorológicas, ya que apenas soplaba el viento en la zona de Igualada y había nubes altas y medias que taponaban los gases y dificultaban su disolución, según explicaron fuentes de Protección Civil.

Hacia las 15:00 horas, Protección Civil de la Generalitat rebajó a fase de alerta del plan de emergencias PLASEQCAT –que rige en el territorio afectado– que se había activado poco después de producirse la reacción química.

Operación de trasvase

Los Bomberos de la Generalitat explicaron posteriormente que los trabajos para trasvasar los líquidos durante la deflagración en la empresa química de Igualada se podrían alargar entre cuatro y seis horas más, para finalizar a última hora de ayer. El jefe de Bomberos de la Región Metropolitana Sur, Joan Rovira, explicó que se trata de un trabajo «laborioso» que debe hacer una empresa especializada porque «se trata de un producto corrosivo».

Los efectivos de emergencias calculan que se habrían derramado entre 12.000 y 18.000 litros de ácido nítrico y fórmico, que terminaron mezclándose.

Temas

  • CATALUNYA

Comentarios

Lea También