Más de Noticias

Una logística para la vacunación en Tarragona de más de 70 personas

Unos 50 enfermeros y 15 administrativos asumen la parte final de la distribución y la inyección en Tarragona de una vacuna inestable

R. COSANO

Whatsapp
La llegada de las primeras dosis a la residencia Natzaret de Móra d’Ebre, el domingo.  FOTO: JOAN REVILLAS

La llegada de las primeras dosis a la residencia Natzaret de Móra d’Ebre, el domingo. FOTO: JOAN REVILLAS

La compleja logística de la vacuna ha puesto en marcha una red en Tarragona de más de 70 profesionales que, directamente, constituyen el eslabón final de la cadena que llevará las dosis a los residentes y trabajadores de residencias. Ellos son la última parte de la secuencia de reparto, que empieza en la planta de distribución de Pfizer en Puurs (Bélgica) y tiene en los ultracongeladores del Banc de Sang i Teixits de Barcelona uno de sus epicentros intermedios. Desde allí, las vacunas se desplazarán estos días a cada una de las 78 residencias de personas mayores y las 33 de discapacitados que hay en la provincia. Todo ello, con el objeto de vacunar a más de 8.400 tarraconenses que tienen prioridad en esta primera fase.

En el Camp de Tarragona habrá dos equipos de vacunación. Cada uno de ellos estará conformado por 20 enfermeros, que vacunarán por parejas en turnos de mañana y tarde; a ese despliegue se añaden seis administrativos, que se encargan de llevar al día el registro de vacunados conforme a los listados de autorizaciones recibidos. Por último, hay un coordinador de equipo, que debe llevar la gestión general. Así, cada uno de esos conjuntos incluye a 27 personas, por lo que en global, 54 trabajadores en el Camp de Tarragona se encargan de la administración del antígeno. En las Terres de l’Ebre, cuyo número de residencias es muy inferior, se habilitan 10 enfermeros y tres administrativos. En total, en Catalunya se despliegan 500 trabajadores de enfermería y 150 auxiliares administrativos.

No todos los enfermeros que respondieron al llamamiento de Salut para incorporarse como voluntarios a la hora de suministrar las dosis trabajarán cada día, sino que se les requerirá en función de las necesidades y es probable que tengan que acudir en jornadas alternas. El gerente de la región sanitaria del Camp de Tarragona, Ramon Descarrega, destacó en el inicio de la vacunación el «gran esfuerzo logístico» realizado. «Se ligan en diferentes turnos a diferente personal», explicaba Descarrega, aludiendo al esmero organizativo que conlleva esta campaña.

El personal de enfermería ha recibido formación específica para poder inyectar una vacuna con características especiales: debe permanecer a -70ºC y es muy inestable. Es necesario mezclar la vacuna con suero antes de ser inoculada, siguiendo unas instrucciones precisas que requieren una mayor atención.

Temas

Comentarios

Lea También