Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una mujer maltratada tarda de media cinco años en denunciar

La víctima sufre en la intimidad porque cree que la sociedad y la justicia "no le van a ayudar"

EFE

Whatsapp
Recreación de un caso de violencia de género. Cedida

Recreación de un caso de violencia de género. Cedida

El magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Vicente Magro ha dicho hoy que una mujer maltratada en España tarda de media cinco años en denunciar a su agresor, un problema muy grave que sufre en la intimidad porque cree que la sociedad y la justicia "no le van a ayudar".

Por este motivo, el Observatorio de Violencia Doméstica y Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial ha publicado una guía sobre cómo atender a las víctimas en este proceso, tanto en fase de instrucción como en enjuiciamiento.

En declaraciones a los medios, previas a la jornada "Formación en perspectiva de género para la judicatura", celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Asturias y en la que ha participado como ponente, Magro ha explicado que es "fundamental" que las mujeres víctimas de violencia machista no sientan un "maltrato institucional" en este proceso y que reciban un "trato correcto".

A su juicio, la visión de las víctimas de machista sobre la justicia es "positiva", ya que cada vez hay más herramientas, como esta guía, que demuestran la concienciación con este problema.

Sobre este asunto, ha recordado que España fue el primer país en implantar los juzgados de violencia a las mujeres, una decisión muy valorada a nivel europeo.

Para el magistrado, el maltrato a los menores también debería tratarse por esta vía, ya que es una víctima directa de esta situación.
En este sentido, ha apuntado que existen casos "muy crueles" en los que los agresores tratan de asesinar a las mujeres en presencia de los niños.

Acerca del contenido de esta guía, ha explicado que explica cómo se debe pregunta y dirigirse a la víctima en el proceso judicial, destacando que "no es un testigo" y que es un caso especial.

Las mujeres tienen que recordar en tres momentos distintos los episodios de violencia sufridos, en comisaria, en fase de instrucción y en el juicio, algo que ocasiona mucho sufrimiento.

Por este motivo, se ha planteado que se graben las declaraciones de estas víctimas, o que declaren por videoconferencia, para evitar la presión y que coincida con el agresor y sus familiares en la vista oral.

Por su parte, la letrada de Abogadas para la Igualdad María Martín ha reconocido que "cabe mejorar mucho" en perspectiva de género ya que todavía hay "quejas de la justicia". El objetivo de esta jornada es ahondar en esta necesidad, ha señalado, para que los magistrados y los abogados se familiaricen con esta visión y sepan cómo actuar adecuadamente en casos de violencia machista.

Temas

Comentarios

Lea También