Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Unos 600.000 españoles conducen sin ver con claridad la carretera

Un estudio destaca que una de cada cuatro personas que se pone al volante sufre una deficiencia visual

Agencias

Whatsapp
El estudio establece la relación directa entre la mala visión del conductor y la accidentabilidad. FOTO: EFE

El estudio establece la relación directa entre la mala visión del conductor y la accidentabilidad. FOTO: EFE

Unos 600.000 conductores españoles se ponen cada día al volante con una agudeza visual inferior al 0,5, mínimo fijado por la ley. Aparte de ellos, otros siete millones de conductores, el 27,2% del total, sufren al menos una deficiencia visual que les obliga a llevar gafas o lentes de contacto, algo especialmente importante en una actividad en la que el 90% de la información se recibe por los ojos. El estudio de la salud visual de los conductores en España 2017, presentado ayer en el Congreso, destaca que en virtud de lo que se ve cuando se está al volante «tomamos unas 15 decisiones por cada kilómetro recorrido, un problema visual no resuelto puede poner en riesgo la vida del conductor».

Aurora Torrents, vicedecana de la Facultad de Optica y Optometría de Terrassa (Barcelona) y directora del estudio, destacó ante la Comisión de Seguridad Vial que el informe «establece la relación directa entre mala visión y accidentabilidad», de manera que si la agudeza visual está por debajo de 0,5 -lo normal es 1-, un conductor puede tener el riesgo de sufrir «tres veces más accidentes que el resto». El Reglamento de Circulación, modificado en 2015 para adaptarlo a la normativa europea, establece que un conductor con 0,5 y 0,1 de agudeza visual en el mejor y en el peor de sus ojos es apto. Con anterioridad el límite era de 0,8 y 0,5. Además, la reforma alargó a cinco años -frente a los dos que marcaba la ley- la obligatoriedad de las pruebas psicotécnicas para los mayores de 65 años.

Los responsables del estudio solicitan al Gobierno el «refuerzo de las pruebas psicofísicas» y que se realicen «revisiones visuales completas» a todos los conductores. Asimismo, reclaman que se exijan «las mismas aptitudes» a los mayores de 65 años que a los jóvenes. Otra de las peticiones es que se estandaricen las pruebas de deslumbramiento, sensibilidad al contraste y extensión del campo visual. Y es que un conductor de más de 55 años necesita ocho veces más tiempo para recuperarse de un deslumbramiento que uno joven.

Temas

  • NACIONAL

Lea También