Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Volkswagen elige el Port de Tarragona para su gran hub logístico del este de la Península

El grupo de automoción alemán moverá hasta 80.000 vehículos al año en las instalaciones portuarias de Tarragona, tras reorganizar sus centros de Barcelona, Madrid, Zaragoza y Sevilla

Rafael Servent

Whatsapp
El tráfico de vehículos es uno de los que más ha aumentado en los últimos años en el Port de Tarragona. FOTO: DT

El tráfico de vehículos es uno de los que más ha aumentado en los últimos años en el Port de Tarragona. FOTO: DT

Volkswagen apuesta por Tarragona. El grupo de automoción alemán ha decidido instalar en el Port de Tarragona uno de sus nuevos grandes hubs logísticos en la Península Ibérica, con el movimiento de hasta 80.000 vehículos al año.

El despliegue (que ya ha empezado con algunas primeras unidades) se desarrollará a lo largo de lo que queda de año y supondrá incrementar en un 52,2% el tráfico de vehículos en el Port de Tarragona, pasando de las 152.279 unidades con las que cerró 2016 hasta un máximo de más de 230.000 vehículos.

Cierre de Barcelona

La multinacional alemana ha decidido reorganizar sus instalaciones en España y pasar de los cuatro centros que tiene actualmente a tres para toda la península: uno en el norte, otro en el centro y un último en la zona este, que se instalará en Tarragona. Todos ellos estarán operados por la empresa Bergé.

Con esta reorganización, Volkswagen cierra los centros logísticos que actualmente tiene en Barcelona, Madrid, Zuera (Zaragoza) y La Roda (Sevilla), para concentrar su actividad en los tres nuevos hubs logísticos.

La decisión tomada por Volkswagen significa que toda la logística que actualmente se encuentra en Barcelona se va a trasladar al Port de Tarragona, con un movimiento de entre 70.000 y 80.000 vehículos al año, que se suman a los 150.000 que actualmente pasan cada año por las instalaciones del Port de Tarragona, principalmente de Kia y Hyundai.

Esta información confirma las previsiones del Port de Tarragona que ya publicó el ‘Diari’ el pasado mes de febrero, cuando se estaba barajando en «cerrar un contrato con un importante fabricante de automóviles europeo para hacer del enclave portuario tarraconense su base logística en Catalunya». Ahora se confirma que se trataba de Volkswagen, y que no sólo será una base logística para Catalunya, sino que abarcará bastante más.

El contrato supone un salto cuantitativo y cualitativo importante en el tráfico de vehículos a través del Port de Tarragona ya que, por un lado, implicará el movimiento de unos 80.000 coches anuales pero, por el otro, porque aunque mayoritariamente serán coches de importación, también se exportarán, con lo que se reforzará la salida de vehículos a través del Port. De hecho, la operación permite al Port de Tarragona consolidarse como un hub automovilístico.

El presidente del Port de Tarragona, Josep Andreu, que indicó que los primeros vehículos del grupo de automoción alemán ya han empezado a llegar a Tarragona, señala que se trata de una decisión «que nos sitúa a la cabeza de este tipo de tráfico» y que «significa empleos y mayor actividad económica para el territorio».

Preguntados por la inversión y el posible impacto en nuevos empleos que supondrá esta reorganización logística en Tarragona, fuentes del Grupo Volkswagen aseguran que «el Grupo Volkswagen trabaja en diferentes proyectos para la optimización de sus operaciones logísticas. A día de hoy no podemos facilitar más detalles al respecto».

La espina de Mercedes

En este proyecto intermodal, donde el 50% del tráfico será por mar, pero otro 50% por tierra, con vehículos llegados en tren y camión desde plantas de producción españolas como Pamplona, pero también desde Alemania, «el ancho de vía europeo -añade Andreu- no afecta por el momento, como sí nos afectó hace dos años en el proyecto de Mercedes [para instalar una terminal intermodal en el Port de Tarragona], donde nos tacharon de la lista por no tener ancho europeo».

Carecer de esa conexión ferroviaria de ancho europeo impidió en esa ocasión seguir compitiendo para hacerse con un contrato que hubiese permitido al Port de Tarragona exportar hasta 200.000 vehículos Mercedes al año con destino a Oriente Medio.

«Ahora -prosigue Andreu- ha vuelto a salir el concurso para acoger esa terminal de Mercedes, y de nuevo nos han vuelto a tachar por no tener ancho europeo. Son oportunidades perdidas que, por suerte, no nos ha sucedido ahora con Volkswagen».

De cara a un futuro próximo, Andreu confía en que se cumplan los plazos en las últimas promesas del Estado, y que esa conexión ferroviaria con ancho europeo esté operativa en el año 2020. Aunque muestra sus dudas: «Para que esté listo en 2020, en cinco o seis meses tendríamos que ver algún tornillo. Si no vemos ninguna actividad, dudo que esté para esa fecha».

Corea del Sur

El tráfico de vehículos se inició en el Port de Tarragona en los años ochenta y se ha ido consolidando como uno de sus tráficos estratégicos y de más crecimiento. Prueba de ello es el aumento experimentado en los últimos tres años.

El punto de inflexión se produjo en 2015, cuando se superaron las 113.000 unidades tras diversos ejercicios en torno a las 50.000-60.000. Ese año el tráfico creció un 90,2% al pasar de los 59.829 vehículos a 113.849. La tendencia continuó en 2016 cuando se alcanzaron los 152.279, un 33,7% más que en el ejercicio anterior, y se consolida este año con 54.167 unidades durante el primer trimestre, lo que supone un 21,4% más que durante el periodo anterior.

En un inicio se trataba de un tráfico sólo de exportación. Sin embargo, en los últimos años la mayoría de vehículos son coches de las marcas Kia y Hyundai importados desde Corea del Sur, mientras que los que se exportan desde Tarragona tienen como destino Italia.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También