Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"... y que vote toda Catalunya"

Francisco Montoya

Whatsapp

Interesante propuesta, la del nuevo president, de que la instalación de BCN World se decida mediante una consulta popular. No me parece mala cosa la democracia directa para determinados casos, aquellos en que la opinión mayoritaria de los cargos electos pueda ser claramente distinta a la de la ciudadanía –de la que emanan–. Recuerdo, por ejemplo, cómo en mis tiempos mozos se reclamaba que el apoyo español a la Guerra de Irak en 2003 se sometiera a referéndum, diáfano como parecía que, aunque la mayoría del Congreso lo hubiera aprobado, en la calle el sentir generalizado era opuesto. No he tenido una sensación de oposición tan abrumadora en este caso, la verdad, y más me parece todo un malabarismo del president en su difícil equilibrio para contentar a unos sin descontentar a los otros y sin faltar a los principios de los suyos. Pero vamos, que si hay que votar, se vota. No me parece mal.

Lo que sí me asombra es que el vicepresident Junqueras defienda que, en esa hipotética consulta, debería votar toda Catalunya. Parece claro que, como mínimo, en ese referéndum deberían votar los ciudadanos de los dos municipios más directamente afectados (Salou y Vila-seca). Pero, ¿y el máximo? ¿Hasta dónde consideramos que uno puede estar afectado o tener interés legítimo en opinar? Dice Junqueras que todo aquel que viva en Catalunya, lo mismo da en Amposta que en Palamós. Más aún:al vicepresident le parece que alguien de la Val d’Aran (que vive a 250 kilómetros) sí debería poder opinar pero alguien de Vinarós (a 100 kilómetros) no tiene nada que decir al respecto. Entiendo.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También