Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

13 muertos; solución, 11 rotondas

Álex Saldaña

Whatsapp

Lo que sucede en esta provincia con las infraestructuras es de juzgado de guardia. Ya nos hemos resignado a tener que coger el AVE donde Cristo perdió la alpargata y a que la estación de Renfe de la capital sea un tugurio tercermundista y obsoleto donde instalar un ascensor es una obra que se llevará a cabo cuando ya no pase ni un tren por este apeadero –para lo que, de seguir así, tampoco falta tanto–. Pero la resignación ferroviaria no parece ser tal en lo que a carreteras se refiere. Yes que aquí ya no hablamos de incomodidades o de tener que esperar una hora más a que el tren se digne a pasar, sino de vidas humanas. De hecho, los ciudadanos de las Terres de l’Ebre se han levantado –olé por ellos– y cada semana cortan la circulación en la N-340 para pedir soluciones urgentes a la elevadísima siniestralidad de esta ruta. Les asiste la razón: en lo que vamos de año han muerto en esta carretera 13 personas. Se trata de una de las vías con más tráfico de España. Muchos de los vehículos que por ella transitan son camiones de gran tonelaje. Eso, junto a las características de la carretera, convierten el viaje en una pesadilla. Los ciudadanos han pedido por activa y por pasiva la construcción de la A-7 –sí, esa autovía que según Fomento está finalizada– y, mientras llega el desdoblamiento, poder circular gratuitamente por la autopista AP-7. No parece una propuesta descabellada, aunque ni los políticos de aquí ni los de Madrid se dan por enterados –poderoso caballero es don dinero–. En cambio, aparece la gran solución por parte de Fomento: construiremos 11 rotondas. Genial. Convertiremos una carretera nacional en una calle de pueblo donde la velocidad media quedará reducida a 40 km/h. No me cuesta imaginarme la desesperación de los conductores ante tanta vuelta. ¿No sería más lógico y mucho más rápido –inmediato, de hecho–poner de pago la autopista entre Torredembarra y Salou, donde sí hay autovía, y dejarla gratis entre Vandellòs y Vinaròs? ¿O hemos de esperar a que muera más gente?

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También