Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

23-F, una interpretación

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

El 23-F cumple 35 años. La interpretación con la que me quedo es la de Carles Sentís, que allí estaba. Parte de una consideración: el Rey y Suárez se habían repartido papeles para la difícil Transición: Suárez haría el trabajo y Juan Carlos se ocuparía de tranquilizar al ejército.

En cierto momento, con ETA en plena acción asesina, el Rey perdió la confianza en Suárez y los militares dedujeron que el monarca vería bien un «golpe de timón». Cuando Suárez dimitió, para disminuir el ruido de sables, el golpe estaba en el ambiente y algunos no admitieron que se invistiera a Calvo Sotelo, que sería una continuación.

El hipócrita Armada, el impulsivo Milans del Bosch y el exaltado Tejero fueron cabezas visibles de aquel 23-F, que acabó en fiasco.

No hubo ningún muerto, pero sí grave peligro. Al oír disparos todos los diputados civiles se echaron al suelo, excepto Suárez y Carrillo.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También