Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

24M, un año perdido para el cambio en Tarragona

Desde el 24M ¿cuál es la Marca Tarragona que se quiere potenciar, cómo y para qué?

Jesús Gellida Albiol

Whatsapp

Se cumple un año de las pasadas elecciones municipales donde una oleada de candidaturas del cambio irrumpió con fuerza en los ayuntamientos del Estado español y empezaron a trabajar por el bien común. No así en Tarragona donde el PSC ganó los comicios a pesar de perder más de 4000 votos y el giro a la derecha se ha hecho evidente.

La aritmética de los resultados del 24M comportó un consistorio fraccionado sin una alternativa real de gobierno que no estuviera articulada alrededor del PSC. La «Tarragona Positiva» de Ballesteros y sus 9 regidores conformaron un gobierno en minoría, débil e inestable, que ha derivado en un pacto de gobierno entre el PSC, PP y Unión. El autodenominado «pacto de ciudad» conforma un tripartito que otorga estabilidad para la gobernabilidad del consistorio a cambio de un poder y una representación sobredimensionados para los populares.

La aprobación de los presupuestos fue el preludio al pacto de gobierno actual. Unas cuentas continuistas, poco transparentes y nada participativas donde una gran parte de la dotación económica se destina a los Juegos del Mediterráneo y dónde no se hace una apuesta decidida por los servicios a las personas y el empleo digno.

El inmovilismo y la no concreción de los proyectos de ciudad han sido el día a día de este año de gobierno. Los retrasos en las obras del Mercado o la carrera de obstáculos en que se ha convertido Tarragona 2017 son algunos ejemplos. Al respecto, los Juegos del Mediterráneo encaran su recta final desfondados, sin aliento y pueden convertirse en una nueva hipoteca para la ciudad.

Así mismo, durante este año las investigaciones del caso Inipro han avanzado y han supuesto la imputación del hasta hace pocos meses jefe de gabinete de Ballesteros.

Finalmente la entrada de aire fresco en el consistorio ha hecho que algunos grupos municipales se hayan puesto a trabajar, aunque sólo sea en lo que el equipo de gobierno denomina «postureo» cuando se refiere a mociones que según el alcalde no afectan a Tarragona. Mociones que sirven para tomar un compromiso claro e inequívoco como en el caso de la situación de los refugiados y otras para posicionarse y concienciar en temas como los tratados de libre comercio entre la UE y los EEUU (TTIP) o el de la UE y Canadá (CETA) que tan directamente afectarán a la ciudadanía.

En definitiva, des del 24M ¿cuál es la Marca Tarragona que se quiere potenciar, cómo y para qué?, ¿qué prioridades tiene el gobierno municipal y a favor de quién?, ¿qué se ha hecho en beneficio de la mayoría de la población que sigue sufriendo las consecuencias de la crisis? Y, en conclusión, ¿dónde está el cambio en Tarragona?

jgellida.blogspot.com

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También