Más de Opinión

A 30 kms/hora, más negligencia de las administraciones

Lupe Juliá (Periodista)

Whatsapp
Imagen de las señalizaciones de 30 kms/hora en Tarragona. DT

Imagen de las señalizaciones de 30 kms/hora en Tarragona. DT

Si bien hace dos días que entró en vigor la norma de la Dirección General de Tráfico (DGT) por la que la velocidad genérica de nuestras ciudades se limita a 30kms/hora, el Ayuntamiento de Tarragona impuso esta medida restrictiva a partir del pasado 14 de septiembre, mientras Barcelona lo hizo el 1 de marzo, también de 2020.

No cabe duda que las señales de tráfico deben darnos seguridad, eficacia y comodidad para circular por nuestras carreteras, vías urbanas, caminos y, en general, cualquier tipo de calzada. Los conductores, por nuestra parte, estamos obligados a no entorpecer la circulación, no causar peligro, perjuicio o molestias innecesarias a los viandantes y otros conductores, ni daños a los bienes ajenos. En base a estas premisas, si nos piden precaución y diligencia en nuestra conducción, lícito es que nosotros exijamos a la Administración sentido común y proporcionalidad cuando diseñan normas y, sobre todo, las apliquen sin trampas y con la máxima transparencia.

Por eso no entendemos por qué el Ayuntamiento de Tarragona publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOPT), en septiembre de 2020, la modificación de los artículos 48, 49, 50, 57, 58, 59, 62, 63 y 64, en materia de tráfico, de la Ordenanza General de Convivencia y Uso de los Espacios Públicos pero sigue manteniendo el texto original de diciembre de 2005 en la ordenanza que tiene publicada en su web, y que es la que consultan, además, los funcionarios de la OMAC para informar a los ciudadanos. La mencionada ordenanza, que podemos consultar y descargar fácilmente en la web “seu.tarragona.cat”, en su artículo 58 dice, respecto al límite máximo de velocidad:

  1. El límite máximo de velocidad autorizado será de 50 kilómetros por hora en las vías urbanas.
  2.  Las autoridades municipales podrán restringir este límite en función de las características propias de cada vía. Las limitaciones o prohibiciones específicas de velocidad se señalizarán de manera apropiada.

Y el texto modificado del mismo artículo 58 anunciado en el BOPT con el nuevo límite máximo de velocidad para la red viaria interna dice:

  • 1.Con carácter general, el límite máximo de velocidad autorizado por los vehículos de toda categoría será de 30 kilómetros por hora en las vías urbanas de la ciudad, y no requerirá otra señalización que la existente en los accesos al municipio.
  • 2. En las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera y los de prioridad invertida, la velocidad máxima será de 20 kilómetros por hora.
  • 3. Dentro de los límites establecidos por la normativa general en materia de tráfico, circulación de vehículos y seguridad vial, las autoridades municipales podrán determinar otras regulaciones de velocidad específicas en razón de la propia configuración y las circunstancias de cada vía, que serán expresamente señalizadas.

El Ayuntamiento, a través de su portavoz y concejal de Territorio y Movilidad, Xavier Puig, dijo en su día: “esta medida pretende mejorar la seguridad y favorecer la convivencia con otros modos de transporte como la bicicleta y los vehículos de

movilidad personal como los patinetes, así como fomentar desplazamientos más sostenibles y saludables”. Tras más de seis meses de la entrada en vigor de la modificación de velocidad genérica a 30 kms/hora, cabe preguntarse si estos son los verdaderos propósitos del consistorio o lo es realmente el afán recaudatorio, vista la falta de veracidad del texto de la ordenanza accesible a los ciudadanos y el elevado número de sanciones que ha aplicado la Guardia Urbana de Tarragona por sobrepasar el límite establecido desde el primero de octubre de 2020, fecha en la que acabó la campaña informativa del Ayuntamiento. Estas son las estadísticas oficiales:

AÑO 2020 (del 1 de octubre hasta el 31 de diciembre)

  • Vehículos controlados: 20.347
  • Vehículos denunciados por exceso de velocidad: 812

AÑO 2021 (hasta el 05/05/2021)

  • Vehículos controlados: 33.227.
  • Vehículos denunciados por exceso de velocidad: 1.310

Cabe destacar que muchas de estas multas fueron impuestas porque se realizaron controles con cinemómetros (radares) móviles, como el colocado en un vehículo a las puertas de la misma comisaría de la Guardia Urbana, en la calle del Arzobispo José Pont Gol, vía de dos carriles por sentido de circulación, cuyo límite de velocidad sería de 50 kms/hora, con un umbral de tolerancia de 7 kms que, sin embargo, se sanciona por superar los 30 kms/hora y con un saldo de 300 euros (150 por pronto pago) y la pérdida de dos puntos en el carnet de conducir; es decir, una sanción grave.

La conclusión es que, si los Ayuntamientos de España, que son 8.131, se dedicaran a lo que realmente es efectivo, que no es otra cosa que estudiar las calles de su suelo urbano para aplicar a cada una de ellas la velocidad que le corresponde por tipología y señalizarlas convenientemente, los ciudadanos estaríamos más dispuestos a confiar en nuestras administraciones y a felicitar las acciones de los políticos.

Temas

Comentarios

Lea También