Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Abuso de las nuevas tecnologías

Whatsapp

Con la liberalización del mercado de las comunicaciones “endilgaron” al sufrido ciudadano una serie de prestaciones que no paran de “vaciarle” los bolsillos. Es el caso de los prefijos 902 que, a la que te descuidas, te “agujerean” la cuenta de manera inmisericorde y, generalmente, te queda una cara de “tonto” cuando ves que tras estar siguiendo las instrucciones nunca aclaras nada o si lo consigues, te ha costado “una pasta”.

¿Por qué el legislador consiente este constante abuso de infinidad de servicios que antes de la entrada en la UE estaban más o menos claros y, por supuesto, eran menos onerosos para el ciudadano? Pongamos por caso las mensajerías de nuestros días. Ya se paga un elevadísimo coste por “transporte y manipulación”, pero no tienen horarios fijos de paso y te dejan un “papelito” invitando al destinatario para concertar una nueva entrega… No de indican dónde puedes ir directamente a recogerlo, sino que te arrean el “902” que te hará infinidad de preguntas tontas (generalmente lo que necesitas, siempre te llega al final de unos cuantos minutos facturados a precio de diamante).

La pregunta, como siempre, ¿por qué se permite que estas compañías saquen pingües beneficios a costa de nuestros bolsillos? ¿Por qué tienen que tener tarificación especial para prestar sus servicios? ¿Por qué en los avisos de las empresas de mensajería no indican la sede física para poder ir a retirarlos directamente? ¿Hasta cuándo se va a consentir el abuso en el mercado de estas agresivas empresas?

En fin preguntas que uno siempre se hace ante el inevitable abuso de unos servicios que no siempre corresponden al estándar de calidad que uno paga.

Juan Franco Crespo

(Valls)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También