Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Acuerdo con Irán: ¿será para la paz?

Como dijo Barak Obama: «No es un acuerdo basado en la confianza, sino en la verificación»
Whatsapp

El acuerdo nuclear con Irán, ¿será bueno o será, malo para la paz del mundo? Este es el interrogante que se pone delante la opinión pública de hoy. El acuerdo fue firmado en Alemania entre los P5 (los cinco países miembros permanentes del consejo de Seguridad de la ONU con derecho a veto: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania (P5 + 1).

Es cierto que el acuerdo eliminará las sanciones a Irán, el cual se somete a un férreo control nuclear internacional para que no pueda fabricar armas atómicas. ¿Qué hará Irán con este dinero? Según los israelís, concretamente el presidente del gobierno, Benjamín Netanyahu, Irán utilizará el dinero para ensanchar la agitación y el apoyo a grupos terroristas en el Oriente Medio y crear más inseguridad.

La población de Irán –donde no hay opinión pública manifiesta por no ser una democracia-- parece más inclinada a pensar que este dinero mejorará el bienestar de los iraníes, un pueblo lleno de jóvenes que hoy tienen pocas posibilidades de futuro. En Estados Unidos, el Partido Republicano, en la oposición y con mayoría en el Congreso, ha manifestado que está contra el acuerdo, pero el presidente Barak Obama ha anunciado que utilizará el veto para que el acuerdo siga adelante.

La Alta Representante europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, declaró al firmarse el acuerdo entre las grandes potencias e Irán: «No es solo un acuerdo, es un buen acuerdo para todas las partes. Abre posibilidades para terminar una crisis que ha durado más de 10 años». Mogherini no es sospechosa de ser contraria a Israel, sino más bien al revés.

De acuerdo con los términos anunciados, Irán se compromete a realizar un uso «exclusivamente pacífico» de la energía nuclear y no desarrollará, «bajo ninguna circunstancia», ni tampoco adquirirá, armas nucleares. Sus instalaciones deberán estar abiertas siempre al control de las potencias mundiales para “verificar” el cumplimiento del pacto.

Como dijo el presidente Barak Obama: “No es un acuerdo basado en la confianza, sino en la verificación”.

Después de anunciarse el acuerdo, los precios del petróleo registraron caídas, pues sin las sanciones internacionales, Irán –el cuarto país con más reservas de petróleo del mundo y el segundo de gas- podría aumentar su producción en un 40 por ciento, o sea superar los 3,9 millones de barriles de crudo por día.

Es un “acuerdo histórico”, dicen los firmantes incluidos los dirigentes iraníes, tras 20 meses de negociaciones. El presidente de Irán, Hassan Rouhani, manifestó su alivio y calificó la crisis de estos años como “innecesaria”. ¿Será un acuerdo para la seguridad o la inseguridad? ¿para la paz o para la guerra?

La Santa Sede ha señalado que será un acuerdo para más paz en Oriente Medio. El director de la sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, SI, ha declarado: «Se trata de un resultado importante de las negociaciones llevadas a cabo hasta la fecha, pero que requiere la continuación del esfuerzo y del compromiso de todos para que dé frutos. Se espera que dichos frutos no se limiten solo al ámbito del programa nuclear, sino que se extiendan a otros sectores”.

Y el Papa Francisco ha dicho en varias ocasiones que se resuelvan los conflictos actuales en el mundo, lo que ha calificado de “una tercera guerra mundial a pedazos”.

Los puntos básicos del acuerdo son:

• Irán no producirá uranio altamente enriquecido durante los próximos 15 años

• Irán se deshará del 98% del material nuclear que posee

• Irán eliminará 2/3 de las centrifugadoras que tiene instaladas

• Las potencias podrán verificar «por primera vez» el grado de cumplimiento del acuerdo, anunció Obama

• A cambio, Naciones Unidas levantará todas las sanciones que pesan sobre Irán vinculadas al programa nuclear, aunque con algunas limitaciones

• Antes de comenzar el levantamiento, Irán deberá cumplir con los «pasos básicos» del acuerdo

• Las sanciones se mantendrán durante los próximos cinco años en el caso de las armas y durante los próximos ocho en el caso de los misiles balísticos

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También