Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Ajedrez, lecciones para la vida

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
ANTONI COLL I GILABERT

ANTONI COLL I GILABERT

En este confinamiento he recobrado mi afición al ajedrez, jugando ahora contra el ordenador, donde me peleo en la fase seis.

El ajedrez instruye para la vida: enseña a pensar antes de actuar, y a pensar qué puede pensar el otro. Se aprende a respetar todas las piezas, sin despreciar al peón, que puede acabar convirtiéndose en una reina. 

Hay que poner atención para evitar errores, y considerar tanto la solidez (torre), como la posición (alfil) o la imaginación (caballo); o la conveniencia de protegerse (enroque). También se aprende a no confiarse: las aperturas son importantes y las finales, decisivas. 

Ayuda para vivir, y esto sin mencionar que este deporte tiene una ventaja añadida: el bajo índice de lesiones musculares.
 

Temas

Comentarios

Lea También