Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Alarmante caída de la población

En la última década el número de nacimientos en España ha caído un 40%, una cifra que dispara todas las alarmas

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
España pierde población por cuarto año consecutivo.

España pierde población por cuarto año consecutivo.

Las cifras demográficas siguen alertando de forma permanente de la caída de población que sufre España. Un año más el número de nacimientos ha descendido un 6,1% en 2018, y ya acumula una disminución del 40,7% en la última década, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de estadística (INE). Durante el pasado año nacieron en España 369.302 niños (23.879 menos que en 2017) y murieron 426.053 personas (un 0,4 % más que el año anterior), lo que supone que España pierde población por cuarto año consecutivo (56.262 ciudadanos menos). El incremento del censo se sostiene gracias a la inmigración. La tasa bruta de natalidad también desciende y en 2018 se situó en 7,9 nacimientos por cada mil habitantes (5 décimas menos que el año anterior) debido, en parte, a la disminución del número de hijos por mujer y a la reducción del número de mujeres en edad de ser madres. De este modo, el grupo de mujeres de 25 a 40 años (que concentran el 85% de nacimientos), se redujo un 2,5% en 2018 y eran 4,85 millones, manteniendo así la tendencia a la baja que empezó en 2009 y que se debe a que ese rango está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y la primera mitad de los 90. El número medio de hijos por mujer en 2018 se situó en 1,25 (el valor más bajo desde 2002 y 6 centésimas menos que el año anterior).Este dato descendió tanto entre las madres españolas (6 centésimas hasta 1,19 hijos) como entre las extranjeras (8 centésimas hasta 1,63 hijos). El fenómeno es preocupante. Una sociedad en regresión y cada vez más envejecida no tiene futuro y no podemos fiar el mantenimiento demográfico sólo a la inmigración. Las soluciones son complejas, como complejas son las causas que lo producen. La falta de medidas de protección de la familia están en el primer rango de medidas urgentes, pero también son precisas actuaciones de igualdad de la mujer que superen la actual situación discriminatoria que sufre la mujer por el hecho de ser madre.

Temas

Comentarios

Lea También