Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Albert Rivera: ¡Maldita hemeroteca!

El Podemos de derechas se confirma como la muleta del régimen del 78

Jesús Gellida Albiol

Whatsapp
Del «no apoyaremos a Rajoy» a la abstención y de esta al sí condicionado a la aceptación por parte del PP de una serie de medidas low cost para disfrazar de acuerdo por la regeneración democrática un nuevo giro de 180 grados de Ciudadanos que pasa del veto a Rajoy a apoyar a un partido imputado por corrupción.
De teatralizar con el PSOE el intento de gobierno de Sánchez previo a las elecciones del 26J a iniciar unas negociaciones con los populares donde según Rivera «todo está abierto». De pactar la continuidad del gobierno “socialista” de los ERE en Andalucía y de facilitar un gobierno popular con numerosos casos de corrupción para resolver en la comunidad de Madrid, a la actual negociación para hacer presidente a Rajoy. El mismo Rajoy del sms «Luis, sé fuerte» y que según los de Rivera cobró de Bárcenas ahora resulta que será el autoregenerador de la política en España y el encargado de crear una comisión de investigación en el Congreso para el caso de los sobresueldos y la contabilidad B del PP. Si se me permite esto es lo que coloquialmente se conoce como «poner al zorro a guardar las gallinas».
El supuesto cambio político y la regeneración democrática que defendía Ciudadanos era sólo humo puesto que el partido del IBEX35, el Podemos de derechas, se confirma como la muleta del régimen del 78 que favorecerá la continuidad del gobierno austericida de los populares. Un PP que es el partido más corrupto de la democracia, artífice de los mayores recortes sociales y laborales y del rescate a la banca, promotor de la amnistía fiscal y de los más flagrantes ataques a la soberanía de Catalunya. Rajoy esta cada vez más cerca de continuar siendo presidente. El próximo 17 de agosto el comité ejecutivo de los populares ratificará las condiciones de Ciudadanos y en una segunda fase «sin el freno de mano» se negociarán los presupuestos, un pacto por la unidad de España y la implicación de los de Rivera en el futuro gobierno.
Mientras tanto el nuevo posicionamiento estratégico de Ciudadanos aumenta la presión externa e interna al PSOE para que se abstenga en la investidura. La amenaza es que si no lo hacen serán los responsables de unas terceras elecciones. El núcleo duro de los de Sánchez se reafirma en un no cada vez más débil y con menos apoyo que puede transitar en unas semanas hacia la abstención. Una situación que en un contexto de aumento de las desigualdades dejaría vía libre a Unidos Podemos como única oposición real a un gobierno que con el apoyo de Ciudadanos (y del PSOE) profundizará en las políticas neoliberales y en las imposiciones de una Unión Europea que ya exige recortes por 10.000 millones de euros.

Del «no apoyaremos a Rajoy» a la abstención y de esta al sí condicionado a la aceptación por parte del PP de una serie de medidas low cost para disfrazar de acuerdo por la regeneración democrática un nuevo giro de 180 grados de Ciudadanos que pasa del veto a Rajoy a apoyar a un partido imputado por corrupción.

De teatralizar con el PSOE el intento de gobierno de Sánchez previo a las elecciones del 26J a iniciar unas negociaciones con los populares donde según Rivera «todo está abierto». De pactar la continuidad del gobierno “socialista” de los ERE en Andalucía y de facilitar un gobierno popular con numerosos casos de corrupción para resolver en la comunidad de Madrid, a la actual negociación para hacer presidente a Rajoy. El mismo Rajoy del sms «Luis, sé fuerte» y que según los de Rivera cobró de Bárcenas ahora resulta que será el autoregenerador de la política en España y el encargado de crear una comisión de investigación en el Congreso para el caso de los sobresueldos y la contabilidad B del PP. Si se me permite esto es lo que coloquialmente se conoce como «poner al zorro a guardar las gallinas».

El supuesto cambio político y la regeneración democrática que defendía Ciudadanos era sólo humo puesto que el partido del IBEX35, el Podemos de derechas, se confirma como la muleta del régimen del 78 que favorecerá la continuidad del gobierno austericida de los populares. Un PP que es el partido más corrupto de la democracia, artífice de los mayores recortes sociales y laborales y del rescate a la banca, promotor de la amnistía fiscal y de los más flagrantes ataques a la soberanía de Catalunya. Rajoy esta cada vez más cerca de continuar siendo presidente. El próximo 17 de agosto el comité ejecutivo de los populares ratificará las condiciones de Ciudadanos y en una segunda fase «sin el freno de mano» se negociarán los presupuestos, un pacto por la unidad de España y la implicación de los de Rivera en el futuro gobierno.

Mientras tanto el nuevo posicionamiento estratégico de Ciudadanos aumenta la presión externa e interna al PSOE para que se abstenga en la investidura. La amenaza es que si no lo hacen serán los responsables de unas terceras elecciones. El núcleo duro de los de Sánchez se reafirma en un no cada vez más débil y con menos apoyo que puede transitar en unas semanas hacia la abstención. Una situación que en un contexto de aumento de las desigualdades dejaría vía libre a Unidos Podemos como única oposición real a un gobierno que con el apoyo de Ciudadanos (y del PSOE) profundizará en las políticas neoliberales y en las imposiciones de una Unión Europea que ya exige recortes por 10.000 millones de euros.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También